Asistencia

Paraguay pide ayuda al FMI tras fracasar el plan de privatizaciones

Paraguay solicitará al Fondo Monetario Internacional (FMI) una asistencia financiera, tras fracasar su intento por completar el proceso de privatizaciones. "Queremos contar con este tipo de apoyo para dar tranquilidad al sistema financiero internacional", expresó el ministro de Hacienda, James Spalding.

La comitiva se reunirá el lunes y el martes con representantes del FMI, para "rediseñar un programa económico", según Spalding. El ministro admitió que han quedado sin mucho margen de maniobra tras fracasar la venta de la telefónica estatal, suspendida al menos mientras dure este Gobierno, ante fuertes presiones de grupos de campesinos, sindicatos y organizaciones políticas de izquierda.

El FMI había condicionado un crédito de contingencia, de unos 70 millones de dólares, a la concreción de la venta de la telefónica, pero el ministro confía en que pueda llegarse a un nuevo acuerdo, aunque a costa de un "duro ajuste".

"Es impensable que nos vaya a salir gratis, que no vayamos a tomar ningún tipo de ajuste", aseveró Spalding, al admitir que el Estado se verá obligado a tomar duras medidas, a fin de compensar la falta de recursos.

La Compañía Paraguaya de Comunicaciones (COPACO) estaba valorada en unos 400 millones de dólares, 200 de los cuales iban a redundar directamente en beneficio del erario público.

El Gobierno tenía programado utilizar ese ingreso para inversiones estructurales y contrapartidas locales de préstamos externos paralizados, los motores de reanimación de una economía que está en crisis desde 1996.

Raúl Vera adelantó que el equipo económico ha decidido un plan de emergencia económica que, entre otras cosas, prevé ajustes de precios en los servicios básicos, como consecuencia del revés privatizador, medidas a las que debe recurrir para atravesar una situación que el Gobierno nunca creyó que se podía dar.