Recortes

Los sindicatos temen la desaparición de 12.000 empleos por la crisis de Fiat

El anuncio sindical se produjo el mismo día en el que el administrador delegado de Fiat, Paolo Cantarella, confirmó el plan de la empresa de recortar la plantilla en 2.887 empleados, tras unas pérdidas en el primer trimestre del año de 299 millones de euros.

Según explicó hoy Giorgio Airaudo, responsable del sindicato Fiom-Cgil, este recorte, en el que unos 1.800 empleos corresponden a las plantas de Turín -y el consiguiente descenso de la producción anunciado- tendrá una enorme repercusión sobre las fábricas de componentes y de las sociedades que suministran servicios a Fiat.

"Un sistema industrial entero está en peligro", señaló Airaudo al recordar que de prolongarse el descenso de las ventas de Fiat ocurrido en el primer trimestre (-14,9%), para el año próximo los puestos de trabajo en peligro serán unos 30.000.

Ante esta crisis, los sindicatos han pedido que se siga el "modelo alemán", utilizado por firmas como Volkswagen, y que prevé una reducción del horario de trabajo de los empleados de más edad.

Como medida de presión, todas las plantas de Fiat en Turín pararán durante dos horas el próximo día 24, según anunciaron en un comunicado conjunto las centrales Fiom-Cgil, Fim, Uilm y Fismic.

El ministro de Trabajo, Roberto Maroni se reunió hoy con el administrador delegado de Fiat, Paolo Cantarella, y aseguró tras el encuentro que el Gobierno "seguirá de cerca" la evolución de las negociaciones entre la empresa y los sindicatos.

Sin embargo, señaló que el Ejecutivo no estudia incentivar la sustitución de vehículos antiguos para ayudar al sector, como ya se hizo en años pasados.

Por su parte, Cantarella señaló que la crisis de Fiat se resuelve con "flexibilidad" y que se debe a la coyuntura actual que atraviesa el sector del automóvil en el mundo.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, señaló ayer su disponibilidad a ayudar a Fiat, "pero con medidas que no vulneren la libre competencia".