Vivienda

La Caixa cree que los bajos tipos evitarán la caída de precios de los pisos

El propio aumento del precio de la vivienda puede trocarse en el principal elemento de freno del auge que vive el mercado residencial. En los últimos cinco años, periodo que coincide con la fase más alcista de este último ciclo, el precio medio del metro cuadrado de la vivienda nueva en España ha aumentado un 55% en términos nominales.

Con este incremento, descontado el impacto de la inflación, los precios han alcanzado las mismas cotas a las que llegaron en 1991 y que, de algún modo, propiciaron la crisis de los años siguientes, advierte el informe mensual correspondiente al presente mes de mayo elaborado por la Caixa, aunque, en la actualidad, pese a la escalada de precios, la gran diferencia radica en los tipos de interés, que se sitúan 10 puntos por debajo del año 1992, precisa.

El bajo nivel relativo en que se han mantenido los tipos de interés en los últimos años (en diciembre de 2001 el tipo medio vigente en España era el tercero más bajo de la Unión Europea) ha favorecido el acceso de las familias a nueva financiación hipotecaria. La demanda de financiación ha sido de tal magnitud que en 2001 el saldo vivo en crédito hipotecario representaba un 45,1% del PIB, frente al 15,7% registrado en el momento cumbre del anterior boom inmobiliario de 1991.

El estudio incide también en el considerable incremento que en los últimos cuatro años ha experimentado el porcentaje de ingresos que los hogares han destinado a pagar la anualidad del crédito hipotecario. A este respecto, la Caixa se remite a los datos oficiales, que dicen que el esfuerzo anual para pagar un crédito hipotecario equivalente a un 80% del valor medio de una vivienda nueva de 80 metros cuadrados útiles ha pasado del 34% del salario en 1996 hasta un 42,4% en 2000, último dato oficial.

'En 2001', continúa el informe, 'el nivel de esfuerzo habría crecido ligeramente, a tenor de estimaciones propias, pues el aumento de precios no se habría compensado con la leve caída de los tipos de interés ni con la mejora de la renta de los hogares'.

Disparidad

Estas consideraciones varían sustancialmente según dónde esté localizada la vivienda. Las disparidades de precios son muy importantes, del mismo modo que también lo son las existentes entre distintas zonas de una misma comunidad. Mientras que en Extremadura, Murcia y Galicia el precio medio de la vivienda se sitúa en torno al 50%-60% de la media española, en el País Vasco o la Comunidad Autónoma de Madrid llega hasta el 150%.

Muchos más elevados son los precios en las áreas de influencia de Madrid y Barcelona, en las que el metro cuadrado ha alcanzado ya, según la Caixa, los 1.809 y 1.865 euros, respectivamente, frente a una media de 1.225 euros.