Lealtad, 1

Peligran los soportes a la baja

La crisis de las empresas de telecomunicaciones, algunas de ellas con cotizaciones ya por debajo de los mínimos del 21 de septiembre, han puesto en guardia a gestores e inversores. El miedo es que este sector, que es aún el que más pondera en los principales índices, contagie a otros.

La pérdida de la referencia de los 12 euros en la cotización de Telefónica el último día de abril ha pasado un tanto inadvertida, porque la propaganda ha ido más en la dirección del ligero recorte acumulado por el mercado en ese mes y los movimientos alrededor del sector bancario.

Los analistas y observadores sí han prestado, no obstante, mucha atención a ese hecho. Por fortuna para el mercado español, la debilidad extrema de la operadora ha sido neutralizada, en términos de ponderación en los índices, por el respiro de los dos grandes bancos.

En los dos últimos meses se observa que el Ibex mantiene un equilibrio inestable en el entorno de los 8.000 puntos, con rachas alcistas de duración escasa. Esta posición de caminar sobre el alambre suele terminar, a decir de los expertos, en batacazo. Lo mejor en esos casos es que la caída sea amortiguada por la red.

A medida que pasa el tiempo, cunde el desánimo entre los participantes en el mercado, porque los índices siguen atascados y nadie quiere poner un euro sobre la mesa. Los expertos consideran que el mercado no aguantará mucho con el perfil actual, porque hay soportes a la baja de valores líderes que están en peligro. La caída del Ibex por debajo del nivel de los 8.000 puntos es cuestión de tiempo.

Uno de los hechos que respalda las tesis más pesimistas del mercado se encuentra, del mismo modo, en la fuerte caída del volumen de negocio y la abundancia de operaciones con futuros por parte de los operadores a corto plazo más atrevidos.