Conflicto

Aznar descarta la intervención del Gobierno ante el cierre de la fábrica de Fontaneda

En declaraciones a Onda Cero, el presidente del Gobierno aseguró que la intervención del Ejecutivo en este cierre "no arreglaría económicamente el problema" e indicó que lo más apropiado en este momento es "pensar, en la medida de lo posible, qué alternativas podemos ofrecer en estos momentos a esta comarca, si se pueden llevar allí otras industrias y si se pueden hacer otras ofertas para los trabajadores".

Aznar manifestó comprender y compartir la sensibilidad de los ciudadanos afectados por el cierre de Fontaneda, pero subrayó que, a la hora de afrontar las cuestiones de este tipo, no se puede querer "una cosa y la contraria", porque, en su opinión, "no es compatible disponer de los beneficios de una economía libre", y luego "actuar como si no lo fuera".

Por último señaló su comprensión hacia la expresión del sentimiento de los trabajadores, "unido además a una empresa histórica y en una zona que me es especialmente cercana y querida", y dijo que está siguiendo el tema "con la mayor atención", pero matizó que en estos momentos lo fundamental es "ajustar las cosas a estas consideraciones y reglas".

Decepción en Aguilar

El presidente del Comité de Empresa de la fábrica de Fontaneda en Aguilar de Campoo (Palencia), Hilario Alvarez, aseguró hoy que las declaraciones del presidente del Gobierno, José María Aznar, "no son correctas", y han decepcionado a los trabajadores de la localidad.

Por contra, se congratuló de que el Ministerio de Trabajo haya remitido la competencia sobre el Expediente de Regulación de Empleo a la Junta de Castilla y Léón. "Es un paso adelante en el conflicto, porque existen más posibilidades de ejercer presión sobre el Gobierno regional", afirmó Alvarez, quien reafirmó la voluntad de los trabajadores de Aguilar de Campoo de paralizar el cierre de la fábrica por parte de la multinacional United Biscuits.

Aznar descartó hoy la intervención del Ejecutivo en el cierre por considerar que, aunque pedir esta medida inmediata "es lo más fácil", no es la actuación adecuada en este caso. Así, apostó por promover alternativas como llevar a la zona otras industrias o realizar otras ofertas a los trabajadores de la empresa.

Respecto a las propuestas realizadas ayer por el presidente de United Biscuits, Joan Casaponsa, el representante sindical afirmó que no suponen ninguna concesión por parte de la compañía, ya que "son iguales que las contenidas en el ERE", por lo que descartó la posibilidad de su negociación.

En este sentido, Alvarez confirmó la intención del Comité de Empresa de Fontaneda en Aguilar de Campoo de abrir un nuevo proceso de negociación con la dirección de United Biscuits. "Seguiremos tratando de que cambien de opinión", aseveró.

Asimismo, adelantó que los trabajadores de la fábrica Fontaneda de Aguilar de Campoo preparan movilizaciones el próximo sábado en Palencia, en apoyo a los empleados de Azucarera Ebro en la localidad de Monzón.

El Comité de Empresa de Artiach se solidariza con los trabajadores de Fontaneda

El Comité de Empresa de Galletas Artiach en Orozko (Vizcaya) ha expresado su apoyo y solidaridad con los trabajadores de la factoría de Fontaneda en Aguilar de Campoo (Palencia) que la multinacional United Biscuit, propietaria de ambas, pretende cerrar.

El comité de Artiach también muestra su oposición al cierre de Fontaneda en un comunicado difundido hoy en el que asegura que los trabajadores afectados por la decisión de U.B. "están en su pleno derecho a defender la planta de Aguilar y que dicha continuidad no debe estar en peligro por las inversiones y mejoras que se hagan en las otras fábricas de la multinacional".

United Biscuit tiene en España, además de la factoría palentina, otras dos plantas de producción de galletas en Orozko y Viana (Navarra) que, en conjunto, dan empleo a más de 1.180 trabajadores.

La representación sindical de los empleados de Orozko denuncia también el intento de algunos medios de comunicación de "tratar de enfrentar comunidades o de plantear, incluso, un boicot a los productos de la multinacional porque, de la misma forma que los trabajadores de Aguilar defienden con uñas y dientes sus galletas, otros trabajadores defendemos nuestros productos".

Tras reiterar que "no van a conseguir enfrentarnos a los trabajadores de las distintas plantas de United Biscuit por esta cuestión" y que apuestan porque "Fontaneda no se cierre", anuncia la convocatoria de una asamblea general en la planta de Orozko el próximo 18 de abril para discutir las fórmulas de apoyo a sus compañeros palentinos, a quienes animan a seguir defendiendo el futuro de su centenaria empresa.