Huelga de transportes

Jaime Montalvo mediará en la huelga de autobuses de Madrid

Montalvo, al que se considera una persona independiente en este conflicto, debe tratar de acercar las posturas de empresarios y sindicatos del sector para llegar a un acuerdo y que se ponga fin a la huelga, informó Ruiz-Gallardón en la rueda de prensa posterior al Consejo.

La decisión que se ha tomado hoy se ha hecho en base a lo que establece la normativa legal vigente, que fija dos condiciones para que se nombre un mediador: que se esté produciendo una circunstancia excepcional que perjudique a los ciudadanos (en este caso la huelga afecta a casi un millón de personas, ya que no se están cumpliendo los servicios mínimos), y que esta situación dure en el tiempo (van ya ocho jornadas de huelga, y los trabajadores han decidido que sea indefinida).

La Comunidad de Madrid ha intentado mediar en el conflicto -el vicepresidente Luis Eduardo Cortés se ha reunido durante dos largas sesiones con ambas partes- pero como no se ha llegado a un acuerdo se ha tomado la decisión de proponer el arbitraje del presidente del CES.

El laudo que dicte el mediador deberá ser acatado por las dos partes de forma obligatoria, sin negociaciones de ningún tipo, y la Administración regional ha impuesto al árbitro que la decisión que adopte se haga pública antes del próximo lunes para que se normalice la situación cuanto antes.

Respecto a la huelga, el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. Ha hecho un llamamiento a los sindicatos para que desconvoquen las jornadas de paro indefinido puesto que ya no tiene sentido que se prolonguen al haber sido designado un árbitro que tiene que resolver la situación, y dado que la parte empresarial tampoco tiene ahora mismo capacidad para negociar tras el nombramiento del mediador.

Sólo tres de las 12 líneas de autobuses protegidas prestan servicio

Sólo tres de las doce líneas con protección policial habilitadas por la Comunidad de Madrid y la Delegación del Gobierno están funcionando hoy con normalidad, segunda jornada de huelga indefinida convocada por los sindicatos para reclamar mejoras laborales en el convenio colectivo del sector.

El subdirector de la Asociación Provincial de Transporte Colectivo, Urbano y de Líneas de Viajeros de Madrid (Asintra), Rafael Barbadillo, señaló hoy que el servicio únicamente está funcionando "con todos sus vehículos" en el trayecto que une Boadilla del Monte con Madrid, en el que "están viajando cuatro conductores por autobús que se van dando apoyo moral unos a otros", explicó.

En el resto de la región, las únicas líneas interurbanas que cubren el servicio son las que unen la capital con el barrio de El Soto, en Móstoles, y El Escorial, aunque en ambas, según reconoció Barbadillo, "únicamente ha salido a la carretera un autobús de toda la línea, que también está siendo escoltado por la policía".

Así, zonas como el suroeste de la región (Navalcarnero, Villa del Prado o Villamanta), la zona noroeste (Guadarrama, Navacerrada, Colmenar Viejo o Moralzarzal) o el Corredor del Henares (Paracuellos, Ajalvir o Torres de la Alameda) continuaron esta mañana incomunicadas con la capital a través del servicio público de transportes, según explicaron las citadas fuentes.

Por lo que respecta al barrio de La Fortuna de Leganés, cubrieron el servicio durante la hora punta de la mañana cinco de las diez furgonetas habilitadas por el Ayuntamiento de la localidad, que iban conducidas por funcionarios y custodiadas por efectivos de la Policía Municipal y Nacional, según informó la Junta de Distrito del barrio.

Causas divergentes

Aunque tanto la patronal como los sindicatos coinciden en que la mayoría de las líneas protegidas no funcionaron a primeras horas de la mañana de hoy, las causas que arguyen una y otra parte para explicar esta situación son completamente diferentes.

Según Barbadillo, los conductores se están negando a conducir los vehículos "por miedo a la acción de piquetes incontrolados", ya que, según explicó, "muchos trabajadores acudieron a sus puestos de trabajo, pero desistieron de su actitud al comprobar que no iban a desarrollar sus labores con absoluta seguridad".

Para el secretario general de Carreteras de UGT-Madrid, Abel Gómez, por contra, el apoyo a la protesta por parte de los empleados del transporte por carretera está siendo "masivo", por lo que "prácticamente ninguno acudió a trabajar". Del mismo modo, el portavoz sindical indicó que la mayoría de los ciudadanos "han comenzado a asumir que existe un conflicto en el sector y se han concienciado de que deben utilizar transportes alternativos".