Política

El PSOE teme que el PP rompa el pacto contra el terrorismo

La agresividad con la que el presidente del Gobierno, José María Aznar, ha respondido a las reservas del PSOE sobre la próxima reforma de la ley de partidos políticos destinada a ilegalizar Batasuna ha sido interpretada por algunos dirigentes socialistas como una demostración del desinterés del Ejecutivo por mantener vigente el pacto antiterrorista.

Los diputados socialistas Álvaro Cuesta y Fernando López Aguilar volverán a pulsar el miércoles la voluntad del Gobierno de mantener vivo el pacto contra ETA firmado por los secretarios generales del PP y del PSOE, Javier Arenas y José Luis Rodríguez Zapatero, en diciembre de 2000. Si bien está prevista como una reunión técnica para analizar las reformas de la Ley de Bases de Régimen Local y de Financiación de Partidos, llega en un momento en el que la dirección del PSOE sospecha que el Gobierno busca pretextos para forzar la ruptura del acuerdo contra ETA.

Este temor deriva de la agresividad con la que José María Aznar y Javier Arenas han respondido a las reservas expuestas por José Luis Rodríguez Zapatero a aspectos concretos de la reforma de la ley de partidos, entre ellos el que permite a las Cortes instar el procedimiento judicial para ilegalizar Batasuna. El presidente del Gobierno acusó el pasado jueves a Zapatero de haber roto el pacto en torno a la reforma de esta norma cuando ni siquiera se han pronunciado sobre ella el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de Estado.

Fuentes socialistas sospechan que detrás de la estrategia del Gobierno se esconde el intento de presentar al PP como máximo garante de la Constitución y también como modelo de la lucha eficaz contra ETA. Este temor se alimenta, además, con los ataques lanzados desde el Ejecutivo central y las filas del PP contra Zapatero después del congreso del Partido Socialista de Euskadi, cita que ha sido presentada en ambas instancias como la demostración palpable de una nueva aproximación del PSE al Partido Nacionalista Vasco.

Aproximación al PNV

Esta crítica, hecha en tono acusador, encierra en sí misma una denuncia grave como es la vulneración del pacto contra ETA firmado en diciembre de 2000. El razonamiento divulgado desde el Gobierno es sencillo: el PSOE habría iniciado una estrategia que atenta contra los principios del acuerdo, pues en éste se condiciona cualquier tipo de acercamiento al PNV y a Eusko Alkartasuna al abandono definitivo por estas formaciones del Pacto de Estella.

En este punto las diferencias de criterio entre el Gobierno y los socialistas es radical. Mientras el primero no observa giro alguno en la política de los nacionalistas vascos, los segundos sí perciben signos esperanzadores y, en cualquier caso, no renuncian a facilitar su reincorporación al bloque de las fuerzas democráticas partidarias de combatir el terrorismo. Con estas intenciones ganó la secretaría general del PSE Patxi López en el reciente congreso de este partido celebrado en San Sebastián.

Desde el PSOE se califica de auténtico abuso la utilización que el Gobierno está haciendo del acuerdo antiterrorista, al pretender limitar con el mismo el margen político del que dispone este partido en el País Vasco. Zapatero ya ha advertido que este pacto sólo compromete en la lucha contra ETA y que aunque Patxi López y el portavoz del PP en el Parlamento vasco, Jaime Mayor Oreja, puedan tocar en un momento dado la misma 'partitura', siempre lo harán con distintos directores de orquesta. La etapa que protagonizó el ex secretario general del PSE Nicolás Redondo Terreros, ha venido a decir Zapatero, está cerrada.

Después de la polémica avivada por el propio presidente del Gobierno en torno a la ilegalización de Batasuna, el temor del PSOE a que el pacto antiterrorista quede en vía muerta ha aumentado. Hay compromisos importantes en dicho acuerdo que el equipo de Zapatero ya considera violados. El pacto establece en su primer punto la voluntad expresa de los dos principales partidos de eliminar del ámbito de la confrontación electoral las políticas para acabar con el terrorismo. En la ejecutiva del PSOE se opina que hace tiempo que el Gobierno y el PP han quebrantado este compromiso.

El mismo acuerdo establece en su artículo quinto que en el supuesto de que la lucha contra el terrorismo exigiera de reformas legales, éstas nacerán 'en el marco del mutuo acuerdo'. Los socialistas recuerdan a este respecto que Aznar ya ha advertido que el Gobierno procederá en solitario a reformar la ley de partidos sin cambiar un ápice el actual borrador del anteproyecto, incluso en el caso de que el PSOE no diera su apoyo al proyecto.

El pacto firmado en el año 2000, cinco meses después de que Zapatero accediera a la secretaría general del PSOE, exige en su penúltimo punto a los dos principales partidos el intercambio de información y la 'actuación concertada' en las reformas legislativas, la política penitenciaria, la cooperación internacional y la movilización ciudadana. Los socialistas consideran que el incumplimiento de este apartado por el Gobierno es flagrante y convierte el acuerdo contra ETA en papel mojado.

Zapatero se reúne hoy con el líder del PSE

La sede federal del PSOE, situada en la madrileña calle Ferraz, será hoy escenario de la primera reunión entre el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y el nuevo líder de los socialistas vascos, Patxi López, quienes estarán acompañados por otros representantes de las dos ejecutivas. Zapatero y López analizarán a fondo la situación política en el País Vasco y las consecuencias de la ofensiva desplegada por el PP después del congreso del PSE, que pretende instalar a este partido en la deslealtad con el pacto antiterrorista y en una estrategia de acercamiento al PNV. La reunión también ha sido convocada para estudiar las medidas de protección a los concejales amenazados, después de que una veintena de ellos decidiera dejar sus puestos desde la ruptura de la tregua de ETA. Las conclusiones que hoy se extraigan servirán al PSOE para preparar la reunión que el miércoles celebrará con una delegación del Gobierno central y del PP. En las dos estará presente el secretario de Política Municipal, Álvaro Cuesta. Los socialistas vascos afrontarán en las próximas semanas el congreso de Vizcaya, en el que los seguidores de Nicolás Redondo Terreros intentarán hacerse con la secretaría general para recuperar posiciones.