Bolsas en el mundo

La revisión de los resultados castiga al Nasdaq

Las previsiones negativas de varias empresas se suman a la preocupación por la situación en Oriente Próximo

El nerviosismo por los resultados empresariales, relegado a un segundo plano en las últimas semanas, regresó ayer con fuerza. Con el telón de fondo de la tensa situación que se vive en Oriente Próximo, sin visos de atenuarse, una serie de recortes en las previsiones de varias empresas tecnológicas y los comentarios negativos de importantes firmas de análisis atenazaron el mercado.

La amenaza de embargo de Irak presionaba ayer nuevamente el precio del crudo, que se mantenía en zona de máximos de seis meses.

Todo ello derivó en una jornada de retrocesos, especialmente entre los valores tecnológicos. A una hora del cierre, el Nasdaq cedía un 2,6% y el Dow Jones, un 0,56%.

Entre los datos económicos publicados, los pedidos de fábrica cayeron en febrero un 0,1%, muy por debajo de la subida esperada. Esta cifra muestra una aparente contradicción con otros indicadores que habían apuntalado la hipótesis de una recuperación más robusta.

Goldman Sachs echó un jarro de agua fría sobre los inversores que confiaban en la rápida mejora del sector tecnológico. Los analistas de esta firma de inversión, afirmaban ayer que la recuperación de las compañías del sector llevará más tiempo de lo esperado debido al lento repunte de la inversión.

No fue la única noticia negativa dentro del sector tecnológico. El fabricante de software Peoplesoft advirtió que los resultados del primer trimestre no alcanzarán las expectativas iniciales. Bajaba un 30% antes del cierre.

El anuncio presionó otros valores del sector, como Siebel, que también recibió una rebaja de recomendación de Goldman Sachs. Esta casa de análisis, asimismo, empeoró las previsiones de ingresos de Sun Microsystems, IBM, EMC y Microsoft. Todas ellas registraban fuertes bajadas.

En otros sectores, Bristol-Myers alertó sobre sus cuentas. Perdía el 5%.

El nerviosismo de Estados Unidos se contagió a las Bolsas europeas, que reiniciaron la actividad, después de la pausa festiva, con caídas. Francfort bajó el 1,6%; París, un 1,29%, y Londres, el 0,39%.

Más comentarios negativos de analistas, junto a la apertura bajista del Nasdaq, lastraron las tecnológicas y telecomunicaciones. Por el contrario, los sectores de materias primas y energético se anotaron avances, de la mano de la fortaleza del crudo.

La nueva economía, al igual que en EE UU, sufrió la inquietud de los inversores. Nokia cedió un 3,63% después de que Credit Suisse First Boston rebajara la víspera la recomendación hasta compra desde fuerte compra, argumentando una previsión de menores ventas. El informe atenazó otros valores, como Ericsson y Siemens.

Las firmas de programas informáticos se vieron arrastradas por la alerta de Peoplesoft. SAP bajó el 5,2%, después de Deutsche Bank lo retirara de su lista preferente.

El nerviosismo tuvo igualmente efectos en la cotización de las telecos. France Télécom se dejó el 4,8% y Deutsche Telekom, el 3,3%.

En el lado opuesto, las presiones alcistas sobre el crudo auparon las petroleras. Eni ganó un 1,7% y Repsol, el 1,18%. Este mismo motivo, por contra, lastró las aerolíneas. British Airways bajó un 6,35% y Air France, el 6,5%.

La Bolsa argentina inició el mes de abril con ganancias, después de finalizar marzo con una subida acumulada superior al 9%. El Merval subía al poco del cierre un 0,62%, a pesar de la caída de Telecom Argentina, el 19,5%. La compañía, controlada por Telecom Italia y France Télécom, se declaró en suspensión de pagos, la mayor del país anunciada hasta el momento. En otras plazas, Brasil se dejaba un 1,23% y México cedía el 0,32%.

Japón ha iniciado el mes, que coincide con el comienzo del nuevo año fiscal, al alza. El Nikkei ha cerrado las dos últimas jornadas con subidas. Ayer sumó un 1,59%, hasta 11.204 puntos. NTT Data impulsó el índice.