Cajas

El Monte y San Fernando abordan de nuevo la fusión

Las cajas sevillanas El Monte y San Fernando vuelven a enfilar el camino de la fusión, un proyecto que según las entidades podría estar firmado en la primavera del año que viene y culminado en 2005. El primer paso de la polémica unión se completó formalmente ayer, cuando la comisión ejecutiva de El Monte facultó a su presidente, José María Bueno, a retomar los contactos con Caja San Fernando. Esta última entidad, presidida por Alfredo Pérez Cano, hizo lo propio antes de Semana Santa.

El acuerdo de ayer en El Monte insta, según indica la entidad en un comunicado, al establecimiento de un calendario de fusión y 'a empezar a consensuar decisiones en materia de recursos humanos, red comercial y equipamiento informático'. Además, se invita a fijar fechas para la firma del protocolo de fusión y se encomienda a la CECA la actualización de los estudios de viabilidad que ya se hicieron en el primer intento frustrado de concentración.

Ahora, los consejos de administración deberán ratificar la decisión y los nuevos presidentes se reunirán para establecer las comisiones de trabajo y el mencionado calendario. Fuentes de El Monte esperan que el proyecto pueda estar firmado y listo para ser trasladado a las respectivas asambleas en la primavera de 2003.

Buscar otro nombre

Salvo sorpresas, el segundo intento de fusión de las dos cajas de Sevilla -el primero fracasó de la mano de los anteriores presidentes derrocados por el PSOE- está llamado a salir adelante a tenor de la unanimidad política y social que suscita la operación en la ciudad y en la propia Junta de Andalucía. No están tan claros los detalles de la unión. Los nuevos presidentes y fuentes del PSOE ya han manifestado su deseo de cambiar el nombre que Isidoro Beneroso y Juan Manuel López Benjumea le dieron a la futura entidad resultante, Alcaja. Abona esta tesis el deseo de los socialistas de romper con la conflictiva etapa protagonizada por los anteriores presidentes, que se enfrentaron a los postulados de la Junta y del partido que los nombró.

Sin embargo, retomadas las riendas de las dos cajas por parte de los socialistas gracias a su pacto con CC OO, los nuevos presidentes sí han avanzado que están dispuestos a aprovechar parte del trabajo realizado en el anterior proyecto de fusión.

La futura caja de Sevilla, con unos 12.124 millones de euros en activos, sería la segunda entidad de Andalucía por detrás de la malagueña Unicaja, que sigue viendo con recelos la unión de El Monte y San Fernando.

En el plano de los apoyos, el presidente de la patronal andaluza, Santiago Herrero, celebró ayer que las cajas sevillanas reanuden los contactos, al tiempo que apostó por la creación de un 'banco privado de desarrollo' en la comunidad.