Ralentización

Las cadenas de comida rápida moderan su crecimiento

El sector de la comida rápida, dominado por las enseñas franquiciadoras, ha experimentado una cierta ralentización en el último año, al crecer sólo un 5,9% y facturar 1.588 millones de euros, según un informe de DBK. El estancamiento ha afectado tanto a las pizzerías como a las hamburgueserías. Lo más destacado es la fuerte presencia que en el sector tienen las cadenas de franquicia, donde nueve de las diez primeras empresas del sector crecen bajo este sistema. Además, las cinco primeras enseñas copan el 70% del mercado.

Las cadenas de comida rápida están empezando a tocar techo. La fuerte expansión que el sector experimentó entre 1996 y 1998, con crecimientos superiores al 20%, ha ido disminuyendo posteriormente de forma progresiva (en 1999 creció un 16,9%, y en 2000, un 13%), para quedarse en sólo un 5,9% de incremento durante el ejercicio 2001. Según la consultora DBK, esta ralentización está provocada por el estancamiento registrado en el segmento de pizzerías, situación que se vio agravada en 2001 por la sensible moderación de las ventas de hamburguesas. En conjunto, el sector facturó el año pasado 1.588 millones de euros.

Esta ralentización se ha dejado sentir en casi todas las compañías y, de forma especial, en las cadenas que operan bajo el régimen de franquicia que, pese a sus fuertes planes de expansión, no han logrado crecer en conjunto por encima del 6% en el último año. Del volumen de negocio total que movió el sector, 1.037 millones de euros se generaron en establecimientos franquiciados (un 7,8% más que en 2000), mientras que 551 millones de euros (un 2,4% más que en 2000) procedieron de los locales propios.

Por segmentos, las hamburgueserías han logrado un volumen de negocio de 655 millones de euros, lo que supone un incremento del 8,3% sobre el año precedente, frente a los crecimientos del 21% y 22% alcanzados en el bienio anterior. En cuanto a las pizzerías, se ha registrado un retroceso del 1% hasta alcanzar los 510 millones. Las bocadillerías, que también habían mantenido crecimientos por encima del 20%, han aumentado su facturación conjunta un 12%, al situarse en 318 millones de euros.

Concentración del mercado

Otro de los datos destacables es la fuerte concentración del mercado en un reducido número de marcas, la mayor parte de las cuales basan sus planes de expansión en el sistema de franquicia. De hecho, las cinco primeras empresas del sector en términos de facturación copan el 70% del mercado, lo que supone una facturación conjunta de 1.111 millones de euros. Estas empresas son: McDonald's, Telepizza, Burger King, Pans & Company y Pizza Hut.

Si se toman las 10 primera compañías, se observa que sólo una (la catalana Stabliments Viena) no cuenta con ningún establecimiento franquiciado. El resto, es decir, las cadenas Bocatta, Rodilla, KFC y Pizza Queen, además de las cinco primeras ya citadas, son marcas franquiciadas. La facturación de estas 10 compañías representa el 81,1% de la cuota del mercado, lo que significa un volumen de negocio de 1.290 millones de euros.

Según la consultora DBK, el número de establecimientos abiertos en 2001 fue de 2.740 unidades, es decir, 190 más que el año anterior. Esto confirma la tendencia de descenso en el número de aperturas anuales, ya que en 2000 se inauguraron 250 nuevos establecimientos; en 1999, un total de 300, y en 1998, alrededor de 450.

Esta situación es consecuencia de la amplia cobertura alcanzada por las principales cadenas de comida rápida que, no obstante, mantienen sus planes de crecimiento en España.

Las previsiones para el bienio 2002-2003 apuntan a un moderado repunte tanto en el segmento de hamburgueserías como en las pizzerías, aunque no es previsible que se alcancen tasas similares a las alcanzadas a finales de los noventa. Esta evolución se debe a la desaparición del efecto de las vacas locas que afectó a las hamburgueserías y al fomento del consumo de pizzas en los locales que propician las enseñas.

Para 2002 se prevé un volumen de negocio de 1.819 millones, un 8,2% más que el año pasado, mientras que en 2003 se estima que el sector crecerá un 9,2%.