Eurostat

El paro de la zona euro se mantuvo en un estable 8,4% en febrero

Por países, las tasas más bajas de paro se registraron en Holanda (2,3 % en enero), Luxemburgo (2,6 % en enero), Austria (3,9 % en febrero) Dinamarca (4,2 % en enero), Irlanda (4,3 % en febrero) y Portugal (4,3 % en enero), mientras que la más elevada correspondió a España (12,9 en febrero).

En los últimos doce meses, la baja más importante en el índice de desempleo se registró en Holanda (de 2,7% en enero de 2001 a 2,3% en enero de 2002), mientras que Irlanda (de 3,7% a 4,3%) se dio el alza más significativa, según los datos proporcionados por Eurostat.

En el mes de febrero de 2002, con respecto a febrero de 2001, el desempleo masculino aumentó de 6,9 a 7,1 %, mientras que el femenino disminuyó de 10,3 a 10,1 %.

En los Quince, en el mismo período, el índice de desempleo masculino aumentó ligeramente del 6,6 % en febrero de 2001 a 6,7 % en febrero de 2002, mientras que el femenino también descendió de 9,1 a 8,9 %.

En febrero de 2002, el índice de paro de los jóvenes menores de 25 años era de 16,8 % en la zona euro y de 15,6 % en los Quince, por encima del registrado en febrero de 2001, 16,5 y 15,3 % respectivamente.

Por países, el índice de desempleo de los menores de 25 años oscilaba entre el 5,3 % en Holanda (en enero) y el 24,3 % en España (en febrero) y el 27,6% en Italia (en enero).

En febrero de 2002, el índice de desempleo de la UE (7,7%) era más elevado que el de Estados Unidos (5,6%) y Japón (5,3% en enero).

Los expertos de Eurostat estiman que en el mes de febrero de 2002 había en la zona euro 11,5 millones de demandantes de trabajo y en el conjunto de la UE 13,4 millones.

Mejora la confianza en la economía de empresarios y consumidores

La confianza de las empresas y los consumidores europeos en la economía de los Quince mejoró durante el pasado mes de marzo, según los resultados de sendos indicadores publicados hoy por la Comisión Europea. El indicador de "clima empresarial" correspondiente a la eurozona aumentó en 0,2 puntos en marzo en relación con febrero y ello se debió, según la Comisión Europea, a la mejora en las expectativas de producción. En cuanto al sentimiento económico general en la UE, también aumentó en marzo en el conjunto de los Quince, con un incremento de 0,3 puntos y se sitúa así sólo medio punto por debajo del nivel que tenía en agosto de 2001. El Ejecutivo comunitario explicó que la mejora tiene que atribuirse a la evolución favorable registrada en el sector industrial. La confianza en la evolución económica cayó únicamente entre los agentes industriales en Grecia, Luxemburgo y Austria, mientras que permaneció sin variaciones en Dinamarca, España y Holanda. En medio de ese panorama optimista sobre la producción del sector industrial, la Comisión Europea destaca el aumento del número de operadores con expectativas de incremento de sus precios. En cuanto a la confianza de los consumidores, aunque aumentó en el conjunto de la UE, se mantuvo estable en la eurozona y mejoró en Bélgica, Alemania y Francia, mientras que cayó en España e Italia. Como regla general, precisa la Comisión Europea, "no se esperan cambios significativos en su situación financiera durante los próximos doce meses. Aunque siguen siendo mayoría quienes consideran que el desempleo seguirá aumentando en los próximos meses, aunque se ha vuelto a reducir la diferencia con quienes consideran que bajará el paro, lo que confirma la tendencia que comenzó en noviembre de 2001. En cuanto al sector de la construcción, el clima empresarial permaneció en marzo sin variaciones, mientras que cayó un punto en la eurozona y los países donde se deterioró fueron Dinamarca, España y Austria.

Los precios de la producción industrial subieron un 0,1% en febrero

El índice de precios de la producción industrial subió un 0,1% en febrero en los doce países de la eurozona y se mantuvo estable en el conjunto de la Unión Europea (UE), según Eurostat. La evolución de los diferentes sectores que componen ese índice fue similar en la eurozona y en toda la UE y en ambas áreas los índices de bienes de capital aumentaron un 0,1% y los de bienes de consumo duraderos subieron un 0,2%. Los precios de la energía crecieron un 0,4% en la eurozona y un 0,1% en toda la UE. Los precios de la producción industrial crecieron un 0,4% en Portugal, un 0,3% en Holanda, un 0,2% en España y un 0,1% en Alemania, mientras que permanecieron estables en Francia y se redujeron en Italia (0,1%), Luxemburgo, Finlandia y Reino Unido (en los tres países cayeron un 0,2%). En cuanto a las variaciones interanuales, el índice de precios de producción industrial se redujo en un 1,1% en la eurozona y en un 1,0% en el conjunto de la UE en febrero en relación con el mismo mes del año anterior. La razón principal para esa caída de precios fue la reducción de los de la energía y los de los productos semielaborados y Eurostat precisa que a pesar de que aumentaron entre enero y febrero de 2002 durante los últimos doce meses bajaron en total un 5,7% en la eurozona y un 6% en toda la UE. Las mayores caídas en el índice interanual se dieron en Portugal (-0,5%) y en Holanda (-4,6%), mientras que los descensos más moderados se registraron en España (-0,2%) y en Alemania (-0,3%).

El PIB de la zona euro crecerá un 1,2% en 2002 y 2,2% en 2003 según estudios económicos

El Producto Interior Bruto (PIB) en la zona euro debería crecer un 1,2% este año y un 2,2% en 2003, según las proyecciones divulgadas por el European Forecasting Network (EFN), que agrupa a ocho institutos de estudios económicos. La poca fuerza de la reactivación proyectada refleja "una continua debilidad de las inversiones", que caerán un 1,4% en 2002 y sólo subirán un 0,2% en 2003, señala el EFN, grupo fundado en 2001 y co financiado por la Comisión Europea. Los ocho centros de estudios que participan en el grupo son de Alemania, España, Francia, Holanda, Italia y Reino Unido. Según el EFN, "se han esfumado muchos de los temores" de que los atentados del pasado 11 de septiembre en Estados Unidos sumieran más profundamente a la economía mundial en la recesión. La rápida flexibilización de la política monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra ayudó a estabilizar la confianza de los particulares y las empresas; la producción industrial ha empezado a reactivarse y han mejorado los libros de pedidos, señala. Sin embargo, agrega, el impulso de la desaceleración ha sido tal que, tras un crecimiento del PIB del 1,6% en la zona euro en 2001, se proyecta ahora tan sólo un crecimiento del 1,2% este año (incluido un 0,9% anualizado en el primer semestre), y un 2,2% en 2003. "Ahora hay señales de que lo peor ya pasó", opina el EFN, aunque persisten "desequilibrios" en la economía mundial, que obstaculizarán una rápida reactivación cíclica.