Propuesta

El plan de Arabia Saudí abre una vía para la paz en Oriente Próximo

El plan de paz esbozado por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Abdallah Ben Abdel Aziz, ha despertado el interés internacional y se perfila como una oportunidad de frenar la violencia en Oriente Próximo. El máximo representante de la diplomacia europea, Javier Solana, viajaba hoy a Arabia Saudí a conocer los detalles del plan y el presidente estadounidense, George Bush, elogió la propuesta.

Después de entrevistarse con él, Solana dijo que el primer ministro israelí, Ariel Sharon, estaba interesado en la propuesta saudí. Sharon considera que es 'una idea interesante. Le gustaría conocer más del contenido y estaría dispuesto a encontrarse con alguien de Arabia Saudí formalmente, informalmente, públicamente, discretamente, o como sea, para obtener más información sobre la iniciativa', afirmó Solana, quien interrumpió su gira por Oriente Próximo para desplazarse a Arabia Saudí.

El plan de paz, que ha merecido el interés de la UE, EE UU, la ONU y los países árabes, lo dejó caer el príncipe Abdallah en una entrevista con The New York Times el 17 de febrero y ofrece el reconocimiento del Estado de Israel por parte de las naciones árabes a cambio de su retirada a las fronteras de 1967, fuera de Gaza, Cisjordania y los Altos del Golán, en Siria. El ministro israelí de Defensa, Benjamin Ben Eliezer, dijo que la idea tiene 'nuevos elementos'. Se refiere al reconocimiento del Estado de Israel, algo a lo que los países árabes han sido reticentes hasta ahora. El ministro de Exteriores, Simon Peres, afirmó que el plan era de una 'extraordinaria importancia'.

A pesar de que la acogida en EE UU fue algo distante en un principio, el revuelo que ha causado la propuesta hizo reaccionar a Bush. Su portavoz, Ari Fleischer, dijo ayer que el presidente había hablado por teléfono con el príncipe Abdallah y que había 'elogiado' su propuesta.

El heredero saudí probablemente planteará la iniciativa en la cumbre de la Liga Árabe, que se celebrará en Beirut los días 27 y 28 de marzo, aunque la represión aplicada contra los palestinos por Sharon le hizo desestimar en un principio la idea. Los analistas creen que la mayoría del mundo árabe apoyaría la propuesta, con la excepción de Irak y Libia, cuya opinión es marginal. El líder palestino, Yasir Arafat, celebró la iniciativa y señaló que apoyaba los esfuerzos del príncipe Abdallah. La idea también será tratada en la reunión ministerial que la UE y el Consejo de Cooperación del Golfo celebran hoy y mañana en Granada.

Mientras, los representantes palestinos aceptaron reanudar ayer las conversaciones de seguridad, después de haberlas cancelado por el mantenimiento del confinamiento de Arafat en Ramala.