Comercio exterior

España propone acelerar la entrada en la UE de Bulgaria y Rumania

Impulsar al máximo las negociaciones con Bulgaria y Rumania es uno de los objetivos prioritarios del programa de la presidencia española en el capítulo correspondiente a la ampliación de la UE. España se compromete también a finalizar en este semestre las negociaciones de los capítulos pendientes con los candidatos.

En un documento más lleno de retórica y buenas intenciones que de propuestas concretas de actuación, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha resumido el Programa de Trabajo de la Presidencia Española para la Ampliación de la Unión Europea, cuyos objetivos se resumen en el deseo de ¢realizar una contribución decisiva para garantizar que las negociaciones con todos aquellos países candidatos que estén preparados puedan concluir a finales del segundo semestre de 2002¢.

Con esta misma concepción posibilista el documento recoge también el compromiso español de ¢intentar alcanzar una posición común¢ de la Unión Europea para ¢cerrar provisionalmente¢ los capítulos pendientes de negociación asignados para este semestre: agricultura, política regional, disposiciones financieras y presupuestarias e instituciones. Capítulos que, sin embargo, reconoce que son ¢los más complejos y sensibles¢.

Al margen de estos obligados mensajes de apoyo al proceso de ampliación, el único objetivo concreto que se destaca en el programa es el de ¢impulsar las negociaciones con Bulgaria y Rumania¢, países que no figuran en el grupo de los primeros aspirantes, pero que en el Consejo Europeo de Laeken recibieron un espaldarazo en forma de requerimiento a la Comisión para que fijara un calendario y un plan de trabajo para tratar todos los capítulos de la negociación en 2002.

Según este mandato, España tiene la intención de ¢retomar todos los capítulos pendientes con Bulgaria durante este primer semestre¢ e intentará hacer lo mismo con Rumania, ¢siempre que se proporcione la información y datos necesarios.

Por otra parte, consciente de la todavía escasa presencia económica y cultural de España en los países candidatos, el Gobierno español trabajará en la supresión de barreras técnicas para potenciar las exportaciones e inversiones españolas, impulsará la implantación de oficinas comerciales y de turismo, y pondrá en marcha iniciativas de cooperación agrícola, pesquera, científica, tecnológica y laboral. También prevé abrir este año una sede del Instituto Cervantes en Budapest y una oficina de turismo y una consejería de educación en Polonia.

Nueva etapa en la preadhesión de Turquía

Especial preocupación tiene para la presidencia española la zona oriental del Mediterráneo, donde una de las prioridades del semestre será ¢fomentar la estrategia de preadhesión de Turquía¢ y establecer nuevos objetivos en su proceso de incorporación a la Unión Europea. Este país ha recibido recientemente el apoyo financiero del Fondo Monetario Internacional para superar la grave crisis económica en que todavía se encuentra sumergido y su situación geopolítica le otorga un papel clave como garante de los intereses occidentales en los Balcanes, Asia Central y Oriente Próximo. En este contexto, España impulsará los esfuerzos que se realicen para lograr un acuerdo político para el problema de Chipre, entre Turquía y Grecia, siempre en el marco de la campaña en curso auspiciada por Naciones Unidas.