Aerolíneas

British Airways anuncia un nuevo ajuste que afectará a 5.800 empleados

El gigante aeronáutico British Airways dio ayer a conocer los últimos detalles de su plan de reestructuración, con el que espera convertirse en una compañía 'más simple y rentable'. La firma británica realizará 5.800 despidos, que se sumarán a los 7.200 que anunció en agosto, cerrará 10 rutas y reducirá sus operaciones en el aeropuerto londinense de Gatwick.

La cúpula directiva de British Airways dio ayer un nuevo paso en el plan de reorganización con el que pretende superar la peor crisis desde su privatización hace 15 años. La empresa confirmó las peores sospechas de las fuerzas sindicales y anunció 5.800 nuevos despidos, que, añadidos a los que anunció el pasado verano, sumarán un total de 13.000, el 23% de su plantilla.

Esta compañía, que acaba de hacer públicas unas pérdidas trimestrales de 262 millones de euros, ha sufrido, como las demás grandes aerolíneas, los efectos del 11 de septiembre, pero también la caída del turismo en el Reino Unido a causa de la fiebre aftosa y la agresiva competencia de las firmas de vuelos baratos EasyJet y Ryanair, dijo el consejero delegado de British Airways, Rod Eddington.

En la actualidad British Airways está perdiendo cerca de dos millones de libras (3,2 millones de euros) al día y tiene una deuda de 6.000 millones de libras, 9.837 millones de euros.

El plan de reestructuración anunciado tiene entre sus objetivos una reducción de costes de 650 millones de libras, 1.074 millones de euros, al año y la transformación de British Airways en una aerolínea 'más simple, concentrada y con mayor agilidad para competir', señaló Eddington. La empresa realizará una provisión de 328 millones de euros en varios años para hacer frente a costes de reestructuración.

En este sentido, la empresa anunció que cerrará 10 de sus rutas menos rentables, cinco de larga distancia y cinco de corto recorrido, aunque se negó a desvelar cuáles serán, y también reducirá su número de aviones, que pasarán de los 354 que poseía el pasado verano los 305 que tendrá a mediados de 2003.

En un intento por competir con las firmas de vuelos baratos, British Airways reestructurará sus enlaces de corta distancia en Europa y ofrecerá tarifas más bajas a partir de junio. También ofrecerá los precios más baratos en su página de Internet para reducir las comisiones a las agencias de viajes en esos vuelos.

Eddington dijo que British Airways no pretendía convertirse en una firma de bajo coste: 'Vamos a intentar competir de forma inteligente y adoptaremos lo que saben hacer bien como la venta de billetes por Internet, la alta utilización de los aviones y la simplicidad en los precios. Nuestro objetivo es seguir siendo una de las líderes mundiales en el sector aeronáutico, pero con un modelo rentable', añadió.

La compañía concentrará sus operaciones en el aeropuerto de Heatrow, al que transferirá ocho de las rutas que ahora opera desde Gatwick.

La capacidad de British Airways en Gatwick, aeropuerto en el que EasyJet acaba de anunciar un plan de expansión, se reducirá con las últimas medidas un 60% desde los niveles que tenía hace cuatro años.