epigrafe

100 empresas agroalimentarias quieren crear una central de compras

Landaluz, la mayor asociación andaluza de empresas agroalimentarias, quiere estrechar los lazos entre sus 100 empresas con la creación de una central de compras. El proyecto está en fase de estudio y se pretende ponerlo en marcha el año próximo. Recurriendo a la colaboración y sin descartar las fusiones, las pymes agroalimentarias andaluzas tratan de salvar la fragmentación del sector y hacer frente a una distribución cada vez más concentrada.

La Asociación Empresarial de la Calidad Agroalimentaria (Landaluz) mueve al año una facturación de 400.000 millones de pesetas (2.404 millones de euros). Y ese volumen de negocio conjunto supondría un considerable poder de compra que permitiría abaratar el actual coste de suministro de materias primas.

La idea de promover una central de compras de bienes y servicios forma parte de la estrategia de la asociación de avanzar en la colaboración entre las empresas agroalimentarias andaluzas de productos de alta calidad. En la vertiente exterior también se afana por tender puentes a la Administración andaluza, con la que ha firmado varios convenios de ayudas, y a la gran distribución para la promoción nacional e internacional de sus productos. Se trata así de combatir la fragmentación del sector y la fortaleza de la distribución.

Según señala el presidente de la asociación, Ángel Camacho, esta apuesta por la cooperación puede ser también una alternativa a las fusiones entre empresas agroalimentarias a las que están empujando las operaciones de concentración en la distribución comercial.

Landaluz está elaborando en estos momentos un estudio sobre la viabilidad de su proyecto de central de compras. Ángel Camacho no oculta las dificultades de esta iniciativa, que debe concretarse a lo largo del año próximo. La idea de la central choca con la diversidad sectorial de la asociación, en la que se aglutinan 20 actividades agroalimentarias distintas. De entrada, según Camacho, el proyecto arrancará como central de compras de artículos comunes como productos consumibles de oficina.

Más de 15.000 empleos

Las 100 empresas de Landaluz -entre las que figuran gran-des compañías como Hei-neken, Herba o Covap y otras de mucha menor dimensión como Alsur o Ubago- tienen una facturación media de 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros) y sostienen un empleo directo de 15.000 personas.

Landaluz es la heredera privada de la Asociación Empresarial de Usuarios del Distintivo de Calidad Alimentos de Andalucía, creada por la Consejería de Agricultura de la Junta en 1990. Siete años después la asociación entró en crisis tras prohibir la Unión Europea la existencia de distintivos de calidad que utilizaran denominaciones geográficas, además de obligar a que un organismo certificador acreditara la calidad de los productos de estas empresas. Hace poco más de un año esta agrupación empresarial inició una nueva andadura ya como Landaluz y certificada por la compañía Bureau Veritas.

 

Marca de calidad certificada

Desde los orígenes de la agrupación, lo que define a todas las empresas agroalimentarias de Landaluz es preocupación por la calidad de los productos. La mayoría de estas empresas están certificadas por Bureau Veritas y podrán incorporarse, gracias a este sello, a la campaña Calidad Certificada, promovida por la Junta de Andalucía.

El acuerdo entre la Consejería de Agricultura de la comunidad y la asociación permitirá a las empresas de Landaluz llevar la marca Calidad Certificada para productos agrícolas y pesqueros.

Este distintivo podrá ser utilizado en las etiquetas de productos certificados como denominaciones de origen y específicas, producciones ecológicas, producción integrada y otros sellos de calidad.