España ha perdido el 62% de sus explotaciones lácteas en 10 años

Los precios en origen de la leche no han subido en 20 años mientras que los inputs necesarios para producirla se han disparado: la rentabilidad por tanto está reñida con este sector. Como consecuencia de éste y otros motivos, casi 90.000 explotaciones lácteas han cerrado desde la campaña 92/93. El futuro del sector anuncia que sólo la concentración podrá garantizar beneficios en los centros productores.

Dicen que es la labor más dura de cuantas pueden desarrollarse en el campo. La rentabilidad es tan ajustada que sólo los más intrépidos emplean mano de obra, la mayoría atiende la explotación láctea con los miembros de su familia. Por supuesto, el relevo generacional es casi inexistente y todo el trabajo está presidido por la duda: cerrar o crecer. Muchos de los que han optado por la segunda opción han terminado en la primera. Además, los precios del kilo de leche percibidos por los agricultores, una horquilla de entre 47 y 57 pesetas, han registrado una evolución negativa. En porcentajes, según datos de Agricultura, en 1998 el kilo de leche costaba casi 20 puntos menos que en 1980. Y no sólo eso. De vez en cuando Bruselas se manifiesta a los lecheros en forma de supertasa (multa por superación de cuota) y endosa a cada productor penalizaciones que desde 1993 suman casi 21.000 millones. Y eso que este sector es de los pocos que no gozan de ayudas (sólo está subvencionada la modernización de las instalaciones y el sacrificio de reses: no hay ayudas a la renta).

De este paisaje han huido en los últimos 10 años, lógicamente, nada menos que 90.000 ganaderos: de las 141.000 explotaciones lácteas que existían en nuestro país durante la campaña 92/93 quedaban en abril de este año 53.000. El 62,3% de los productores de leche ya no lo son. La mayoría son ahora de carne: venden sus cuotas y se ocupan en el vacuno de rendimiento cárnico, que al menos tiene subvenciones. Otros optan por la jubilación en cuanto llegan a la edad, 55 años. Y entre los que permanecen, la tendencia es la concentración. De hecho, el crecimiento de la cuota media por explotación en los últimos años ha sido espectacular. De 35.000 kilos anuales de leche, se ha pasado a 106.200.

 

La COAG se consolida como primera fuerza agraria

Las elecciones a Cámaras Agrarias celebradas la pasada semana en Cantabria volvieron a aupar a la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) como la fuerza con más delegados en estos organismos.

COAG se consolida así como la organización agraria con mayor representación en todo el Estado español. Ahora mismo posee 278 oficinas en España y más de 200.000 afiliados. De las 10 Comunidades Autónomas que han organizado hasta ahora elecciones, COAG es mayoritaria en Aragón, Castilla y León, Murcia, Cataluña y Cantabria. La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) posee mayoría en las otras cinco, si bien en Extremadura mantiene un empate técnico con la Unión de Pequeños Agricultores. El total de votos coloca a COAG en primera posición con 52.537 sufragios, un 42%, mientras que Asaja sumaría 46.000, un 37%.