I CONGRESO INTERNACIONAL DE DIRECTIVOS

Fox defiende el equilibrio entre crecimiento y bienestar social

El presidente de México, Vicente Fox, considera que el cambio empresarial debe basarse en la responsabilidad social y, sobre todo, debe tener como objetivo primordial el mercado internacional. Fox aprovechó su presencia en el Congreso, a través de videoconferencia, para presentar un México idóneo para invertir y advirtió que la globalización debe entenderse como un fenómeno que aporte progreso a todos.

Los avances de las nuevas tecnologías permitieron ayer al presidente de México, Vicente Fox, estar de una manera muy cercana con numerosos directivos españoles a pesar de separarles miles de kilómetros. Fox pudo dirigirse a través de videoconferencia a los directivos que asisten al Primer Congreso Internacional de Directivos organizado por CEDE. En un tono de agradecimiento por haber sido invitado al evento, y sin que se percibiera en absoluto la lejanía desde donde estaba hablando, el mandatario mexicano afirmó que el progreso consiste en fomentar y apoyar a las empresas y en alcanzar el equilibrio entre el crecimiento económico y el bienestar social.

En opinión de Fox, "hay que promover un cambio empresarial con responsabilidad social. Establecer condiciones de calidad de vida, proteger el medio ambiente y procurar que el progreso de las empresas repercuta en beneficios para toda la sociedad". Fox habló de las medidas que su Gobierno ha adoptado para avanzar en el crecimiento de su economía. Se han puesto en marcha líneas de crédito para pequeñas empresas, sistemas de información para la expansión, innovación tecnológica en los procesos de producción o ayudas del Gobierno para la investigación, entre otras medidas.

El 90% de las empresas en México son pequeñas o medianas empresas y, en opinión de Fox, es necesario llevarlas hacia mercados internacionales para que tengan éxito.

El presidente de México apuesta firmemente por un crecimiento equilibrado y sostenido. Añadió que busca en la globalización "una fuente de progreso para todos". También habló a todos los asistentes de las ventajas que México ofrece para invertir.

Explicó que se han puesto en marcha proyectos para asegurar el éxito de las inversiones, que tendrán, según vaticinó, un gran impacto en Suramérica. Afirmó que México y España son las dos puertas de entrada a Latinoamérica, Norteamérica y Europa.

Los intercambios comerciales entre México y España ha alcanzado la cifra de 1.500 millones de dólares (282615 millones de pesetas). Fox se congratuló del volumen de inversión que España ha confiado en Latinoamérica, para el que auguró un gran éxito.

Fox se despidió con un compromiso de futuro para que los dos países sigan potenciando sus relaciones comerciales basadas en la "amistad" que las une.

Tras la intervención del presidente de México, el Secretario de Estado de Economía, José Folgado, habló de lo que caracteriza a la economía española. Folgado aseguró que el crecimiento económico goza de buena salud, a pesar de todo. El secretario de Estado de Economía afirmó que "lo que está pasando en España viene dado por las políticas económicas aplicadas, no nos ha venido dado por una burbuja internacional". Considera que hay que afrontar reformas en el ámbito fiscal, energético y laboral para seguir progresando y, al igual que Fox, apostó por invertir en el exterior.