Telefónica sanea 22.762 millones de pérdidas por el contrato del fútbol

Las cuentas de la Liga de las Estrellas y del fútbol en España no cuadran. Esta evidencia se reafirma en las cuentas de las compañías embarcadas en este negocio. La filial de Telefónica Media que gestiona los contratos del fútbol se ha visto obligada a realizar una reducción de capital de 136,8 millones de euros (22.762 millones de pesetas) para enjugar las pérdidas acumuladas entre 1998 y 2000. Las empresas que gestionan los derechos de imagen del fútbol, Telefónica, Sogecable y TV3, arrastran pérdidas hasta hoy de 73.000 millones por este concepto.

La compañía presidida por César Alierta ha dejado al descubierto que el teórico equilibrio financiero de la Liga de las Estrellas se tambalea peligrosamente. Una de sus filiales, Telefónica Medios de Comunicación, se ha visto obligada a reducir su capital social en 22.762 millones para absorber pérdidas acumuladas entre 1998 y 2000, que la situaban en un supuesto legal de liquidación.

Telefónica Medios de Comunicación, controlada al 100% por la operadora, es la propietaria de los derechos de imagen y de marketing de varios clubes de fútbol de primera y segunda división y además es propietaria del 40% del capital de Audiovisual Sport, sociedad que gestiona los derechos audiovisuales de la Liga de Fútbol Profesional.

Esta macrorreducción de capital en una de las tres empresas que son los pilares financieros de la Liga de las Estrellas es solamente un dato entre muchos otros que demuestran, día a día, que el negocio del fútbol en España está sustentado en una ficción y se encuentra en situación real de quiebra.

Aunque es difícil desagregar las cifras imputables al deporte rey en los balances de los principales gestores de derechos del fútbol -Telefónica Medios de Comunicación, Sogecable y TV3-, fuentes financieras estiman que las pérdidas que han asumido entre 1996 y 2001 por este concepto superan los 438,7 millones de euros, (unos 73.000 millones de pesetas).

La sociedad que las tres compañías gestionan en común, Audiovisual Sport (40% Telefónica, 40% Sogecable y 20% TV3), arroja una interminable cascada de números rojos. En la temporada futbolística 1998-1999 perdió 10.000 millones de pesetas, 12.000 millones en las dos siguientes y la previsión para la temporada 2002-2003, los números rojos previstos son de 11.000 millones de pesetas.

Fuentes financieras señalan que en 1996 y 1997 las empresas que gestionaban derechos de imagen del fútbol ya realizaron "pagos a cuenta" del contrato que entraría en vigor en 1998 por una cifra cercana a los 50.000 millones de pesetas.

Saneamiento

El saneamiento de las pérdidas de Telefónica Medios de Comunicación, que deja a esta sociedad con un capital de 3.500 millones de pesetas, se produce justo en el momento en el que el fútbol profesional en España ha vuelto a levantar las espadas al objeto de conseguir mayor financiación.

La Liga y las empresas que gestionan los derechos de imagen y marketing de los clubes han comenzado a prepararse para negociar un nuevo contrato, que previsiblemente se discuta a lo largo del primer trimestre de 2002, con la intención de que comience a aplicarse en la temporada 2003/2004. Y las posturas no pueden estar más alejadas.

El contrato que está actualmente en vigor fue firmado por la Liga Profesional de Fútbol con Audiovisual Sport en 1996. Da cobertura a la cesión de los derechos audiovisuales de los 20 equipos de Primera División y de los 22 de Segunda para los partidos de la Liga y de la Copa del Rey, y su vigencia finaliza al final de la temporada 2002/2003. Merced a dicho acuerdo la Liga Profesional de Fútbol recibe anualmente un ingreso de 38.000 millones de pesetas.

En la negociación a cara de perro que se avecina, la Liga Profesional basará su negociación en un informe que han encargado a dos consultoras en el que se analiza el valor real del negocio televisivo del fútbol. Este informe fue presentado ayer en una reunión celebrada en la Liga de Fútbol Profesional.

Rebaja

Fuentes cercanas a Audiovisual Sport afirman que no están dispuestas a aceptar ninguna negociación en la que se replantee al alza el precio del contrato actual. Aseguran que después de cinco años de gestión "se ha demostrado fehacientemente que la explotación audiovisual del fútbol no genera los ingresos que todos habíamos previsto que daría".

"Por tanto -explican-, es hora de cerrar el grifo y adecuar el esfuerzo que deben hacer las televisiones al rendimiento real del negocio".

Todavía no hay una propuesta formal cuantificada encima de la mesa por parte de las cadenas de televisión a través de Audiovisual Sport, pero los medios citados explican que "no es en absoluto descartable que incluso se llegue a manejar una rebaja en el precio del contrato". Si eso fuera así, "la Liga de las Estrellas necesitará sin duda una profunda reflexión sobre su futuro", afirman.

 

Empieza la cuenta atrás para el nuevo contrato

El estudio que han elaborada las consultoras GECA y Ecoconsulting para la Liga de Fútbol Profesional (LFP), en el que se pretende establecer un valor global del negocio del fútbol, será un elemento de análisis más dentro de la documentación con la que los clubes de fútbol acudirán a la nueva negociación del contrato de cesión de derechos de televisión. Tony Fidalgo, portavoz de la LFP, explicó ayer que el criterio mayoritario que ahora mismo impera en el seno de la Liga es que la negociación se haga de forma global y no de forma individual. "Las reuniones de ayer y hoy se enmarcan en nuestra voluntad de ir dando pasos con respecto al proceso de negociación que se tendrá que abrir previsiblemente en el primer trimestre del próximo año". "Nuestra intención obviamente es mejorar el contrato actual. Por razones obvias no vamos a entrar ahora a desvelar cuál es el valor que nosotros le damos al negocio televisivo del fútbol. También entendemos que no es nuestro trabajo valorar si Audiovisual Sport pierde mucho o poco dinero. No lo sabemos y, por tanto, no podemos opinar", asegura.

Fuentes conocedoras del estudio en cuestión afirman que la valoración realizada del negocio del fútbol en España se sitúa en una horquilla de entre 50.000 y 60.000 millones. El grupo consultor Accenture, a petición de la LFP, también ha elaborado una valoración e igualmente es netamente superior al actual contrato.

"El que el fútbol está en crisis se lleva diciendo desde hace años", explica Fidalgo, "pero los Mundiales son los acontecimientos deportivos que mayor audiencia atraen y está demostrado que nuestro campeonato nacional es el mejor del mundo. Honestamente, no sé dónde está la crisis", afirma. "Esta realidad es independiente", continúa, "del hecho de que lamentablemente haya clubes que actualmente no están en la situación financiera en la que deberían estar".

 

Los clubes

han gastado ya los ingresos de la futura renovación

El diagnóstico sobre el estado actual de las finanzas del fútbol que realizan las televisiones resulta tiene tintes dramáticos. La pésima situación financiera que soportan buena parte de los equipos de fútbol de primera y segunda división se agravará si cabe cuando el contrato se renegocie. "Muchos de ellos están en quiebra técnica", aseguran fuentes de Audiovisual Sport, "se han gastado más de lo que les correspondía y se han endeudado muy por encima de sus posibilidades".

Las fuentes citadas estiman que hay en el mercado alrededor de 15.000 millones de pesetas circulando como pagarés, vinculados a los ingresos futuros del contrato de las televisiones, que se están utilizando para comprar y vender jugadores.

Huida hacia delante

En lo que tiene todos los visos de ser ya una auténtica huida hacia delante, varios equipos de primera y segunda división han logrado financiarse este año "descontando en algún banco amigo la parte teórica que les correspondería ingresar en los próximos años dando por hecho que habrá nuevo contrato y, lo que es más asombroso, que éste necesariamente tendrá que revisarse al alza".

"Esta situación", añaden, "mueve a la Liga Profesional de Fútbol a intentar llegar a un acuerdo rápido, dado que, si no lo hace, es consciente de que toda la estructura montada en torno al negocio se puede desmoronar como un castillo de naipes". "En realidad", explican, "no todo el fútbol es ruinoso. Hay varios equipos que generan una demanda suficiente como para calificarlos de interesantes desde el punto de vista de la rentabilidad televisiva. Son el Real Madrid, el Barcelona y, en menor medida, el Atlético de Madrid, el Valencia y el Deportivo de A Coruña". Pero es imposible construir una liga sin el resto y esto conduce a que las compañías que hasta ahora han financiado el funcionamiento del fútbol en España se replanteen el futuro. "Desde un punto de vista de mercado está claro que el fútbol en España no genera valor alguno para los accionistas de Telefónica y Sogecable".