El Grupo Dragados prevé cerrar el año con un beneficio neto de 38.000 millones

El grupo Dragados prevé cerrar este ejercicio con un beneficio neto consolidado de 38.000 millones de pesetas, una cifra superior en el 26% a la contabilizada el ejercicio anterior. La cifra de negocio crecerá un 10%, para alcanzar los 875.000 millones de pesetas (5.260 millones de euros), según avanzó el director financiero del grupo, José Ignacio Moscoso.

La actividad de servicios, en la que el grupo que preside Santiago Foncillas ha concentrado sus inversiones en los últimos años representará al concluir el año el 25% de la cifra de negocio, es decir, 215.000 millones de pesetas (1,293 millones de euros).

En términos de beneficios esta actividad aportará este año el 32% del flujo de caja operativo o Ebitda.

En cuanto a la cartera, esta división suponía en septiembre el 63% de los pedidos del grupo, con un volumen de 2,7 billones de pesetas (16.660 millones de euros).

"Los objetivos que nos marcamos hace un año para el grupo los hemos superado y ahora estamos trabajando sobre un nuevo plan estratégico para el periodo 2002-2004 que presentaremos probablemente a principios del año que viene", afirma Moscoso.

Dentro de la división de servicios, la filial Urbaser acaba de inaugurar una planta de reciclado de residuos sólidos urbanos en la Zona Franca del Puerto de Barcelona, que da servicio a 600.000 habitantes del área metropolitana de Barcelona. La planta, denominada L'Ecoparc, es la instalación la más moderna de España en esta actividad, con una superficie de 60.000 metros cuadrados y una capacidad de absorción de 600.000 toneladas de residuos, a partir de los cuales produce biogás y genera cinco megavatios anuales para autoabastecerse de electricidad.

El próximo año construirán otra planta, L'Ecoparc II, con un presupuesto de 7.800 millones de pesetas. En Madrid, construirá una planta de biometanización en Pinto, por valor de 6.530 millones de pesetas.