MADRID

Las pequeñas empresas promueven un sello de buenas prácticas sociales

El Comité Europeo de Normalización (CEN) se ha interesado por un proyecto de etiquetado de actuación responsable respecto al medio ambiente y las personas discapacitadas que la Asociación Nacional de Empresarios y Profesionales Autónomos (Asnepa) ha diseñado especialmente para las pequeñas empresas de menos de nueve trabajadores.

Dicho proyecto se llama Esbul, según sus siglas en inglés (European Small Business Label), y responde al llamamiento de la Comisión Europea para fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas, que se plasmó el pasado 18 de julio en la publicación de un Libro Verde. æpermil;ste define la responsabilidad social como "la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores".

CEN, organismo de homologación europeo en el que se consensúan los estándares de calidad que deben regir a las empresas de la Unión, ha invitado a Asnepa a su reunión del próximo 7 de diciembre en Bruselas, donde se debatirá sobre responsabilidad social de las empresas.

El interés del proyecto de etiquetado de Asnepa estriba en que está específicamente pensado para que los empresarios más pequeños puedan demostrar su ánimo participativo para trabajar por una sociedad mejor.

Pedro Mezquida, secretario general de la asociación, radicada en Valencia, explica: "El proyecto Esbul consta de cuatro etiquetas que responden a cuatro aspectos distintos de la realidad de las microempresas, desde las que tienen cero a nueve trabajadores, porque estos negocios también deben tener la posibilidad de adherirse al etique-tado social europeo".

La más exigente de estas etiquetas, la Esbul-4000, pretende fomentar la contratación laboral de personas con discapacidad o con riesgo de exclusión social, ahora bien, señala Mezquida, "en aquellos empleos que, en virtud de sus peculiares características personales, puedan ocupar". La menos exigente, Esbul-1000, acreditaría ante el cliente que el empresario toma medidas para minimizar el impacto de su actividad sobre el medio ambiente, como, por ejemplo, reducir su consumo de materias primas naturales.

Para promover este etiquetado, Mezquida asegura que están en conversaciones con diversas organizaciones públicas y privadas sin ánimo de lucro. Destaca a la Confederación Coordinadora Estatal de Minusválidos Físicos de España (Cocemfe).

Mezquida abandera también la idea de constituir la primera cooperativa de asociaciones sin ánimo de lucro en España, a fin de conseguir una economía de escala. Son 215.000 asociaciones, que dependen de las subvenciones y las aportaciones de sus miembros.

Hasta la fecha, Asnepa no cobra cuota a sus 50.000 asociados, porque tiene convenios con empresas y entidades bancarias que les aportan los fondos necesarios a cambio de que promuevan ciertos servicios entre los pequeños empresarios.