_
_
_
_
COMERCIO EXTERIOR

Las pymes apuestan por el norte de Marruecos

50 empresas españolas estudian proyectos de inversión en el área de Tánger en los sectores de turismo, automoción, alimentación, informática, textil e industria conservera

Los atentados terroristas contra Estados Unidos han puesto de manifiesto la importancia de fortalecer las relaciones comerciales con los países islámicos como método para abortar cualquier intento de separación radical entre el mundo occidental y el islam. Marruecos, considerado como un país moderado dentro del mundo musulmán, cuenta, además, con el máximo interés de España, por razones estratégicas, económicas y culturales.

El interés es mutuo. Marruecos ve en España un puente hacia Europa, mucho más desde la entrada en vigor, en 2000, del acuerdo de asociación entre Rabat y la UE, y de la intención de firmar un acuerdo de libre comercio en 2012. España, más allá de sus intereses pesqueros, ve con buenos ojos las oportunidades de inversión en el norte del país africano, una vez que el rey Mohamed VI ha apostado por la apertura al capital extranjero.

La Cumbre Hispano-Marroquí, prevista para diciembre, tiene entre sus objetivos renovar el acuerdo marco bilateral, de cooperación económica y financiera, firmado en febrero de 1996 y que ha expirado el pasado junio, por el que España ha puesto a disposición de Marruecos facilidades de financiación por 150.000 millones de pesetas, destinados a la compra de bienes y proyectos de interés común. Al margen de este acuerdo, España ha firmado un programa financiero específico para la zona norte del país alauí, que supone un crédito adicional de hasta 50 millones de dólares (9.000 millones de pesetas) a distribuir hasta septiembre de 2002.

Además, está en vigor un tercer tramo de conversión de deuda externa marroquí en inversiones a realizar por empresas españolas en la zona, por valor 40 millones de dólares, acuerdo que será renovado próximamente. En virtud de este mecanismo, las empresas se pueden ahorrar hasta un 11% del coste de las inversiones que realicen.

Los principales destinos de la inversión española en Marruecos son las telecomunicaciones, la energía, las finanzas, la industria metalúrgica, el textil, el sector agroalimentario y el turismo. æscaron;ltimamente se aprecia un creciente interés por el suministro de servicios públicos, que se están privatizando mediante concesión a largo plazo, como el agua y la electricidad, y varios proyectos de recogida y tratamiento de vertidos en las grandes ciudades de Marruecos, como Marraquech.

Así lo prueba el foro empresarial, organizado la pasada semana en Tánger por el Instituto Español de Comercio Exterior (Icex), en el que cerca de 50 empresarios españoles, la mayor parte de ellos representantes de pymes, se entrevistaron con 150 empresarios marroquíes para explorar oportunidades de negocios en el norte de Marruecos, un área de seis millones de habitantes con grandes deficiencias en infraestructuras y servicios.

El foro empresarial demostró que el norte del país no sólo interesa a grandes firmas como BBVA, BSCH, Telefónica y Sol Meliá, con intereses ya en la zona, sino también a pequeñas empresas del área de la confección, automoción, textil, calzado, alimentación, construcción, turismo y servicios, con esquemas de inversión inicial que oscilan entre 100 y 500 millones de pesetas.

Aunque los proyectos estudiados deben madurase en los próximos seis meses, el Icex ya tiene constancia de la buena marcha de algunos de ellos, entre los que destacan la instalación de una planta auxiliar de productos conserveros en Tánger y varios proyectos para la fabricación de alambres de acero, soportes informáticos, productos lácteos y repostería industrial en la zona.

La mano de obra barata y los innumerables incentivos fiscales ayudarán a llevar a buen puerto estas negociaciones. Actualmente España es el segundo socio comercial de Marruecos (las exportaciones al país africano fueron de 227.000 millones de pesetas en 2000), después de Francia, y el cuarto inversor extranjero con un volumen de 10.834 millones de pesetas el año pasado, de los que 6.259 millones fueron inversiones directas.

 

Principales incentivos a la inversión extranjera en Marruecos

(Posibilidad de convenios especiales para inversiones superiores a 3.400 millones de pesetas)

Exención del impuesto sobre actividades económicas para comercios e industrias con 5 o más años de antigüedad. También para la ampliación de inversiones y compra de activos fijos.

Exención del impuesto de sociedades durante 5 años a las empresas exportadoras. Transcurrido el periodo se benefician de una reducción del 50%.

Exención del impuesto de sociedades durante 5 años para empresas turísticas constituidas a partir del 1 de julio de 2000, aplicable a la cifra de negocios facturada en divisas. Reducción del 50% para años posteriores.

Reducción de impuestos de sociedades y del IRPF para empresas que se implanten en provincias más pobres. Exención del impuesto de sociedades durante 5 años a empresas instaladas en zonas francas a partir del 1 de enero de 2001. Aplicación del 8,75% para plazos posteriores.

Exoneración del impuesto sobre bienes inmuebles durante 5 años por nueva construcción.

Amortización decreciente para ciertos bienes de equipo.

Reembolso del IVA devengado sobre las importaciones de bienes de equipo anotados como activos fijos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_