Europcar pronostica una fuerte escalada de precios en los alquileres de automóviles

El aumento de los costes de mantenimiento y de los seguros, el mal momento del mercado de coches usados, el precio de la gasolina y la caída de los viajes de empresas han provocado que la alquiladora de coches Europcar haya aplicado una política de aumento de precios que, según su consejero delegado, Michael Kern, continuará en 2002.

La alquiladora de coches, filial de Volkswagen, ha aplicado en lo que va de año incrementos de tarifas del 20% en Alemania y algo menores en otros países. El año se cerrará con una media de subida del 10%, según dijo ayer Kern en rueda de prensa.

Este ejecutivo dijo que veía difícil la supervivencia de las empresas que no siguieran una política similar. En este sentido, señaló también que las presiones son igual de importantes para las pequeñas alquiladoras, lo que dificulta su futuro si no se especializan en nichos de mercado.

Kern afirmó que su empresa está beneficiándose de la pérdida de competitividad de las alquiladoras pequeñas "a las que hemos arrebatado en los últimos tiempos entre un 6% y un 7% de mercado". La filial de VW quiere continuar arañando mercado para ser en 2003 la líder europea por delante de Avis. Kern es optimista a pesar del actual clima económico agravado por los atentados del 11 de septiembre en EE UU. "No somos tan dependientes del mercado americano como Avis y Hertz, aunque hemos notado una caída en los viajes de negocios, más acusada en el caso de EE UU", indicó.

Europcar basará su crecimiento en la apertura de nuevas oficinas y mercados. Hasta ahora está presente en 118 países, pero abrirá sucursales en 10 más cada año, inicialmente en Asia Pacífico. El optimismo de la alquiladora se mantiene a la hora de hacer previsiones económicas. Europcar cerrará el año con una facturación de 1.000 millones de euros (166.386 millones de pesetas), un 10% más. En España las cifras de negocios muestran un crecimiento del 20% en el semestre. En 2000 esta cifra fue de 143 millones de euros (23.793 millones de pesetas) con inversiones de 236 millones de euros y beneficios de 11 millones.