A Coruña cobrará un impuesto por los cajeros

La ciudad gallega de A Coruña aplicará el próximo año una nueva tasa fiscal que consistirá en cobrar por ocupar los espacios públicos. Este impuesto gravará tanto a entidades financieras por los cajeros automáticos como a surtidores de gasolina y otros aparatos de venta.

Esta medida responde a la necesidad de someter a gravamen una actividad económica que genera un alto valor de mercado, que ya está previsto que comience a funcionar en otros municipios y cuya legalidad está ratificada por la jurisprudencia, señala el ayuntamiento, según informó ayer el consistorio coruñés.

La ocupación del dominio público por parte de los surtidores de gasolina supondrá una tasa de 103,53 euros (172.209 pesetas) por unidad al año; los cajeros automáticos, 150 euros (24.957 pesetas); y los aparatos de pesaje y otras máquinas expendedoras, 10,15 euros anuales (1.688 pesetas). Las tasas y precios públicos se revisarán conforme a la evolución del IPC durante este año, que según las previsiones "será de un 4%".