Acesa indemnizará a un accidentado por el mal estado de una autopista

El Tribunal Supremo ha condenado a Autopistas Concesionaria Española (Acesa) a indemnizar a un conductor que chocó con unas cajas abandonadas en la calzada de la autopista A-7 al entender que, como contraprestación al pago de un peaje, la empresa debe tener la vía en perfectas condiciones de uso.

El alto tribunal español entiende que en este caso ha concurrido una responsabilidad de la empresa concesionaria porque se registró un accidente por el incumplimiento de las obligaciones impuestas y el anormal funcionamiento de un servicio público. De esta manera, el Tribunal Supremo ha desestimado un recurso contencioso-administrativo presentado por la empresa concesionaria de la autopista contra un acuerdo adoptado en octubre de 1997 por el Consejo de Ministros, que ordenó a Acesa pagar al conductor afectado una indemnización de 213.652 pesetas por los daños sufridos en su coche por la colisión. El accidente se produjo la madrugada del 16 de enero de 1994 en el kilómetro 234 de la autopista A-7, a la altura de La Riera de Gaiá (Tarragona), cuando el vehículo del afectado colisionó con unas cajas abandonadas en medio de la calzada.

El choque no causó daños personales pero sí materiales en el vehículo y, pese a que no eran de gran cuantía, su propietario decidió reclamar por entender que había fallado el servicio público al que tenía derecho, en especial por tratarse de una autopista de peaje. La sentencia del Tribunal Supremo da la razón al reclamante.