Freixenet paga 3.926 millones por el segundo productor de burdeos

Grupo Freixenet ha anunciado hoy la compra de la bodega francesa Yvon Mau, segunda productora de vino de Burdeos, por 3.926 millones de pesetas. La compra de la bodega, distribuidora de la firma catalana en Francia, situará a Freixenet entre las 10 primeras empresas vitivinícolas del mundo.

La adquisición del 100% del capital de la bodega francesa Yvon Mau se ha financiado con recursos propios y no ha planteado ningún riesgo financiero, según la dirección del grupo. Yvon Mau, segundo elaborador de vino de Burdeos, sexto exportador de vino francés y décima empresa vinícola de Francia, era el distribuidor de Freixenet en el mercado galo. La compra ha permitido al grupo catalán pasar de la decimoquinta posición a la décima dentro del ranking de empresas vitivinícolas del mundo. El actual presidente y director general de la bodega bordelesa, Jean François Mau, continuará al frente de la compañía.

El presidente de Freixenet, José Luis Bonet, aseguró que la adquisición de Yvon Mau "introduce expectativas para Freixenet en Francia, así como en los mercados internacionales en los que cuenta ya con una posición privilegiada". La firma bordelesa, que produce anualmente 37 millones de botellas, está presente en 65 países y cuenta con filiales en Reino Unido, Japón, Rusia, Estados Unidos y Hong Kong. La sociedad de Burdeos destina el 60% de su producción a la exportación.

Uno de los grandes objetivos del grupo tras la adquisición es incrementar las ventas en Francia, mercado al que Freixenet exporta anualmente 150.000 botellas, de los 210 millones que produce. Francia "es un mercado difícil y una asignatura pendiente para Freixenet", reconoció el fundador del grupo catalán, José Ferrer.

El fundador de la firma catalana se mostró esperanzado en aumentar las ventas en el país galo. "Intentaremos conquistarlo, ya que puede convertirse en una fuente de crecimiento para nuestros cavas".

Yvon Mau comercializa anualmente 17 millones de botellas en Francia. La adquisición de la bodega francesa situará en 85.000 millones de pesetas (510,86 millones de euros) el volumen de negocio de la compañía, mientras que la plantilla ascenderá a 1.500 personas.

La facturación anual de Yvon Mau se sitúa en 13.976 millones de pesetas (84 millones de euros) y tiene una plantilla de 230 personas.

Tras la compra, la proporción entre la producción de vino espumoso y vino tranquilo de Freixenet experimentará un ligero cambio. Hasta el momento, el grupo producía un 80% de vino espumoso y un 20% de vino tranquilo, mientras que tras la adquisición, el grupo elaborará un 60% de vino espumoso y un 40% de vino tranquilo.

La adquisición de la vinícola francesa no favorece tan sólo a Freixenet, sino al mercado español, según José Luis Bonet. El presidente de Yvon Mau, Jean François Mau, estudió la posibilidad de vender las bodegas a una empresa del sector tras comprobar que "ninguno de mis hijos quería continuar con la gestión de la empresa".

El presidente de la bodega francesa declaró que la empresa, fundada en 1897 y de la que él representa la cuarta generación, "no podía ser comprada por cualquier compañía".

Mau indicó que la venta de sus bodegas a Freixenet, que cuentan con Yvescourt como principal marca, estuvo favorecida por motivos de simpatía y de complementariedad con la marca. "En los mercados en los que Yvon Mau es más débil, Freixenet goza de una posición privilegiada, y a la inversa", reconoció Mau.

El presidente de Freixenet destacó que la sociedad bordelesa "prioriza la calidad de sus productos, y cuenta con una cultura empresarial basada en el núcleo familiar". El consejero delegado de Freixenet, Pedro Ferrer, declaró que la dirección estudiará la conveniencia de fusionar las redes comerciales de ambas compañías en cada país.

Nuevas adquisiciones

La primera empresa vitivinícola española, que exporta el 80% de sus productos, no descarta la compra de otras sociedades del sector, "si se presenta la posibilidad de adquirir una empresa que tenga las características que concuerden con Freixenet".

Grupo Freixenet adquirió el pasado mes de julio el 60% del capital de la bodega australiana Wingara Wine Group por unos 3.600 millones de pesetas (21,64 millones de euros), para fortalecer su presencia en el mercado de la cuenca del Pacífico.