CiU insiste en demandar parte de la gestión del impuesto de sociedades

El consejero de Economía del Gobierno catalán, Francesc Homs, dejó ayer abierta la puerta a plantear nuevas revisiones sobre el modelo de financiación autonómica, en función de la coyuntura política. Homs, que siempre había apostado por un sistema definitivo, no tuvo más remedio que reconocer que el reciente acuerdo "es lo máximo que hemos podido obtener en un contexto político de mayoría del PP".

"Eso no quiere decir que no se tenga que revisar y mejorar en el futuro", añadió ayer en el debate extraordinario sobre financiación del Parlament.

En esta línea, el responsable catalán de Economía recuperó la vieja reivindicación nacionalista de participar en el impuesto sobre sociedades. "Es difícil de momento, pero no imposible", aseguró, recordando que los länder alemanes participan en un 50% en el mencionado impuesto. Parecido argumento esgrimió Homs para reivindicar el traspaso de la Agencia Tributaria. Aseguró que se trata de una propuesta constitucional y estatutaria y recordó que "en su día se hizo una excepción con el País Vasco y Navarra".

La exposición de Homs sólo convenció al PP, ya que el resto de la oposición le acusó de hacer demagogia y maquillar los datos del acuerdo. El PSC estima que los ingresos de la Generalitat en 2006 no alcanzarán ni la mitad de lo previsto por el consejero catalán.

El debate sobre financiación, solicitado por los grupos de izquierda (PSC, ERC e IC-V) finalizará hoy en la Cámara con el debate de las propuestas de resolución.