Alemania estima que la moneda única no va a encarecer los productos

En Alemania no se ha producido hasta ahora un incremento de los precios debido a la transición del marco al euro, según el seguimiento hecho por la Oficina Federal de Estadística y el Bundesbank (banco emisor).

En un comunicado publicado ayer, la oficina de estadística asegura que los 18.000 precios de productos para el consumo cotidiano que ha observado desde abril de 2000 no muestran ninguna influencia digna de mención.

Sin embargo, este organismo admite que es muy difícil medir la influencia de la transición al euro sobre los precios, porque es complicado decidir si sus variaciones obedecen exclusivamente al cambio de moneda o a otros factores.

Agrega que en el caso de los fideos, un producto alimentario común en Alemania, sólo se registraron cambios en los precios por la transición al euro en un 3% de los 90 precios que habían sido modificados en este sector, mientras que en el caso de la mantequilla no se observó ninguna modificación.

Según varias encuestas, amplios sectores de la población alemana temen, no obstante, que el comercio minorista se aproveche de la introducción de los billetes y monedas de euro, a partir del 1 de enero de 2002, para incrementar los precios, pese a la legislación que prohíbe esta práctica.

El informe advierte que una cosa es la transición producida hasta ahora y el cambio de precios de marcos a euros a partir del primero de enero, que puede provocar redondeos encarecedores.