La Eurocámara debatirá la ley sobre facturación electrónica del IVA

El Parlamento Europeo se reunirá el próximo día 13 de junio para debatir y votar una batería de enmiendas presentadas por la Comisión de Estudios Económicos y Monetarios sobre la propuesta de directiva comunitaria que regulará la facturación electrónica del impuesto sobre el valor añadido (IVA).

El objetivo de la directiva es armonizar, simplificar y modernizar las condiciones que sobre facturación se imponen a los empresarios a efectos del IVA. Según fuentes del Parlamento Europeo, la armonización de los requisitos de información que deben recoger las facturas supondrá una considerable reducción de las cargas administrativas para los comerciantes que operan en la Unión Europea. Actualmente, las empresas europeas se enfrentan a 15 normativas nacionales diferentes, lo que supone que el contribuyente tenga que estar al tanto de más de 25 requisitos distintos en toda la UE.

La nueva propuesta de directiva reemplazará este mosaico normativo por un único conjunto armónico de requisitos. El principal efecto práctico que esto conllevará es que el comerciante que realice operaciones intracomunitarias sólo deberá estar al tanto de una norma para todas las facturas expedidas dentro del territorio de la Unión Europea.

La introducción de un marco legislativo común, según han señalado fuentes de la Eurocámara, aligerará los costes y las cargas administrativas de las empresas, al tiempo que aumentará la eficacia de las auditorías del IVA y fomentará el desarrollo del comercio electrónico en Europa.

La eurodiputada Helena Torres Marqués, ponente de la propuesta, apoya el texto, pero con condiciones. En concreto, solicita un aplazamiento de su entrada en vigor para que la norma no pueda aplicarse hasta el 1 de enero de 2002. El objetivo es que las empresas puedan aplicar las modificaciones que el nuevo sistema exigirá a sus equipos informáticos, al mismo tiempo que las requeridas por la introducción definitiva del euro.

Por otro lado, la comisión parlamentaria encargada de presentar las enmiendas al articulado de la propuesta de directiva considera que la utilización de una firma electrónica en la facturación del IVA no debería tener carácter obligatorio. En opinión de la comisión, la imposición a las empresas del uso de la firma digital constituiría un paso atrás para los Estados miembros que ya autorizan la emisión de facturas por medios electrónicos sin necesidad de utilizarla rúbrica digital.