Berlusconi coloca en las carteras económicas a hombres de su partido

Silvio Berlusconi, que jurará hoy su cargo como primer ministro italiano, anunció ayer su Gabinete, que aspira a mantener el equilibrio interno sin dejar de pensar en la imagen internacional.

En las cuatro semanas transcurridas desde su holgado triunfo en las elecciones legislativas al frente de la coalición de centro derecha Casa de las Libertades, Berlusconi se ha dedicado al complicado juego de hacer cuadrar los intereses de sus socios con las necesidades de un Ejecutivo cohesionado.

En línea con la campaña electoral, en la que puso énfasis en la necesidad del desarrollo económico y la seguridad ciudadana, Berlusconi ha reservado a sus correligionarios de Forza Italia las carteras de Economía, para Giulio Tremonti, y Actividades Productivas (Industria), para Antonio Marzano, así como las de Interior (Claudio Scajola) y Defensa (Antonio Martino).

Forza Italia controlará diez de los 25 departamentos, aunque la normativa italiana distingue entre ministros con cartera (doce como máximo) los sin cartera y los ministros delegados.

Berlusconi ya ha anunciado que el Consejo de Ministros de hoy lunes aprobará una reforma legal para ampliar en dos el número de ministros con cartera, de modo que incorporará los de Comunicaciones y Sanidad.

El segundo partido de la coalición, Alianza Nacional, ve con satisfacción cómo su líder, Gianfranco Fini, se convierte en único vicepresidente. AN controlará cinco carteras, entre ellas la de Agricultura, en un país en el que está actividad es notable, y la de Medio Ambiente.

El Gabinete contará con cinco independientes, entre los que destaca el ministro de Exteriores, Renato Ruggiero, que ha sido director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Caso aparte es el de la Liga Norte. Berlusconi ha convencido a su líder Umberto Bossi para que entre en el Gobierno y le ha atribuido la cartera de Reformas, mientras que su lugarteniente Maroni se ocupara de Trabajo.