BMW prevé aumentar las ventas este año pese a la caída del mercado

BMW no sólo registró en 2000 el mejor año de su historia en ventas y beneficios, sino que prevé seguir creciendo en 2001 pese al esperado retroceso de ventas que se espera en EE UU y Europa.

Según el presidente de la compañía, Joachim Milberg, la clave es que los turismos de lujo van contracorriente y BMW, después de su salida de Rover el año pasado, está decididamente enfocada a este segmento. De momento, en el primer trimestre del año, la compañía alemana ha matriculado 219.000 unidades, un 8% más. La mayor parte del crecimiento procede de EE UU, donde las ventas son mucho más rentables por el cambio del euro, y Alemania.

Los hechos van dando la razón a Milberg, que considera que en la próxima década las matriculaciones de coches de lujo crecerán un 50%, mientras que el resto lo hará un 25%. Su discurso está influido por el de Ferdinand Piech, presidente de Volkswagen, quien pronosticó la semana pasada una caída de ventas por la debilidad del mercado americano.

A pesar de su optimismo, Milberg no quiso avanzar en cuánto podrían crecer los resultados este año (en 2000 los beneficios netos, excluidas las provisiones extraordinarias, fueron de 1.026 millones de euros). En el pasado ejercicio la facturación ascendió a 35.356 millones de euros, un 2,8% más y los beneficios operativos a 1.663 millones de euros, un 49,7% más.

En 1999 la automovilística bávara realizó provisiones de 3.150 millones de euros por el coste de la segregación de Rover, lo que supuso unas pérdidas de 2.487 millones de euros. La gravosa carga, sin embargo, se da ya por zanjada.

BMW vendió su filial en pérdidas Rover al consorcio británico Phoenix y Land Rover a Ford durante el primer semestre de 2000 y, desde entonces, según el director financiero de la compañía, Helmut Panke, se gastaron 1.900 millones de euros en 2000. Las cuentas terminarán de cerrarse con otros 1.240 millones de euros que corresponden a detalles finales con Phoenix. "Aunque hay aún algunas pequeñas cosas que negociar, podemos trazar ya una línea y concretar. En conjunto, Rover nos ha costado 4.100 millones de euros y no los 4.600 calculados ", dijo Panke. Sin su llamado "paciente inglés", BMW se centra en el crecimiento de su propia marca y los planes para Rolls Royce a partir de 2003.

La empresa alemana dará a conocer antes del verano dónde construirá su nueva fábrica en Europa y dónde montará la nueva Serie 1 prevista para 2004. Según Panke, hay 12 localizaciones preseleccionadas "en el sur de Europa".