Tubacex culpa a las huelgas de la caída del beneficio

El fabricante de tubos sin soldadura Tubacex redujo el año pasado un 3,5% el beneficio consolidado, que ha cifrado en 2.540 millones netos.Esta caída en los resultados respondió a las huelgas de parte de su plantilla, que repercutieron sobre la actividad industrial de sus filiales TTI y Acerálava en el segundo trimestre del 2000, y a la ausencia de beneficios extraordinarios, que en 1999 aportaron 724 millones, el 27% de la ganancia real de aquel ejercicio, según aseguraron portavoces de la siderúrgica.

Tubacex resaltó ayer que el beneficio operativo aumentó en el ejercicio anterior un 91%, al contabilizar 3.304 millones por este concepto, según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El fabricante de tubos vasco espera que este año sea "mucho más positivo, ya que a la progresión en los resultados trimestrales se añaden unas expectativas de mejora en la situación del mercado".

Su actual cartera de pedidos cubre la producción del primer semestre de este año.

El año pasado, sus ventas consolidadas aumentaron un 64%, hasta 43.682 millones de pesetas, mientras que el flujo de caja (cash flow) registró un crecimiento del 16% hasta llegar a los 5.128 millones de pesetas.