PREMIO EMPRENDEDOR 2000

Simón Pedro Barceló gana el Premio Emprendedor en su quinta edición

El copresidente del grupo turístico Barceló, Simón Pedro Barceló, recibió ayer el Premio Emprendedor del Año, que promueve Ernst & Young y patrocinan Cinco Días, La Caixa y el IESE. El acto, celebrado en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, fue presidido por la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, quien agradeció a los 19 empresarios finalistas que optaban al galardón "su aportación a la economía española, su espíritu empresarial y su capacidad para arriesgarse". Ramón Condal, Francisco José Cirac, Fermín Elizalde, Rosa Oriol y Salvador Tous consiguieron otros premio que reconocen la creación de empleo o el desarrollo en el exterior.

Simón Pedro Barceló recibió ayer el Premio Emprendedor del Año 2000, promovido por Ernst & Young y patrocinado por Cinco Días, La Caixa y el IESE. El espíritu innovador y la capacidad de riesgo al frente del grupo turístico le han colocado como vencedor entre 19 empresarios finalistas.

Simón Pedro Barceló, copresidente del grupo turístico Barceló Corporación Hotelera, ha sido el ganador de la quinta edición del Premio Emprendedor del Año, que promueve Ernst & Young y patrocinan Cinco Días , La Caixa y la escuela de negocios IESE.

El galardonado, de 34 años de edad, recibió el premio de manos de la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, en un acto celebrado anoche en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. La ceremonia de entrega de premios congregó a los 19 directivos finalistas que optaban al máximo galardón y a numerosos invitados del mundo empresarial y económico.

Anna Birulés se refirió al Premio Emprendedor como un galardón que impulsa el espíritu emprendedor que sirve de motor y garantía en la creación de empleo y de riqueza. "Premios de este tipo", precisó, "animan a crear un entorno empresarial en el que la investigación y la innovación son prioritarias y parte integrante de la cultura empresarial".

Tras aludir al compromiso del Gobierno para que se dé este entorno de investigación, Anna Birulés agradeció a los 19 finalistas su aportación a la economía española, su espíritu emprendedor y su asunción de riesgos. La ministra expresó su esperanza de que en los próximos años aumente el número de personas que vayan incorporándose desde el ámbito científico y tecnológico al mundo empresarial, "y si son mujeres, mejor", indicó Anna Birulés.

Barceló está convencido de que ha sido la capacidad de innovación la que ha colocado a su grupo de turismo entre los grandes del sector. Además, este desarrollado sentido del riesgo ha sido una de las razones por las que el jurado de este certamen le ha otorgado el premio. Lo que comenzó siendo una empresa de autocares, fundada en 1931 por su propio abuelo, se ha convertido en uno de los principales touroperadores para consolidar la oferta de los hoteles en España y fuera de ella.

"Simón Pedro Barceló responde al prototipo de emprendedor que, gracias a su buena labor, no sólo ha conseguido liderar un importante grupo de empresas, sino que, además, ha logrado encaminar un negocio familiar convirtiéndolo en una multinacional y en uno de los grupos más consolidados", según valoraron los miembros del jurado, integrado por destacados representantes del mundo empresarial.

En esta edición se concedieron otros cuatro accésit entre los 19 finalistas. El premio al Emprendedor Emergente lo recibió Francisco Javier Cirac, director general de Gestión Técnica de Montajes y Construcciones GTM, una empresa de servicios de edificación que participa en proyectos de construcción, instalaciones e ingeniería. Cirac, que fundó la empresa en 1994, ha logrado situar la facturación de la sociedad tras estos siete años en 3.500 millones de pesetas y dotarla de una plantilla de 131 trabajadores.

Ramón Condal, administrador de Condis Supermercats, consiguió el galardón al Desarrollo de la Nueva Economía. Condis Supermercats se dedica a la distribución de alimentación. Su sede central se encuentra en Montcada y Reixac (Barcelona). La compañía se ha situado como la primera cadena de Cataluña por número de establecimientos.

El premio a la Internacionalización y a su presencia en el exterior lo compartieron Rosa Oriol y Salvador Tous, directora de diseño y administrador de Joyería Tous, respectivamente. Se trata de una compañía constituida en 1985 que centra su actividad en la fabricación, distribución y comercialización de artículos de joyería, relojería y complementos. La sede central de Joyería Tous está ubicada en Manresa (Barcelona). La facturación de la sociedad en 2000 fue de 2.083 millones de pesetas.

Promoción del empleo

Fermín Elizalde se distinguió por su promoción del empleo y, por ello, obtuvo ayer el quinto galardón por su labor en el grupo ISN. Esta compañía radicada en Navarra tiene por actividad la externalización de servicios industriales, mantenimiento y limpieza de instalaciones. Se constituyó en 1995 con cinco empleados; al cierre de 1999 contaba ya con 700 personas en su plantilla. El grupo tiene delegaciones en Madrid y México. En el último año facturó 2.100 millones de pesetas.

Simón Pedro Barceló es el quinto ganador del Premio Emprendedor, que ya se ha consolidado como una referencia en el ámbito empresarial. En 1996, el premio se lo llevó Koldo Saratxaga, director general del grupo Irizar; en 1997, José Luis Carrillo, presidente de Mecalux; en 1998, Vicente Boluda, del grupo empresarial que lleva su apellido, y el año pasado, David Álvarez, del grupo Eulen.

Manuel Aragón, presidente de Ernst & Young, calificó este certamen como " acicate de los emprendodores en su andadura empresarial", mientras que Antonio Flores, director general de Cinco Días, lo calificó de "símbolo que sirve de reconocimento de la sociedad a estos emprendedores a los que se les debe la creación del empleo y el desarrollo social y económico de un país".

Carlos Cavallé, director general del IESE, habló de "la importancia del emprendedor, la puesta en marcha de sus ideas y la asunción de riesgos hasta el final". Por último, José María Zabalza, director adjunto de La Caixa, hizo hincapié en los valores humanos del emprendedor y en su honestidad para gestionar una empresa.

 

Nuevos retos para un negocio familiar

Simón Pedro Barceló es un emprendedor con mayúsculas. Su filosofía arranca de la premisa de que "la iniciativa y la imaginación son la clave de todo negocio. El Grupo Barceló" -añade- "ha sido capaz de planear propuestas diferentes y llevarlas a cabo".

La compañía turística nació en 1931 como una empresa de autocares. A principios de los años sesenta esta empresa familiar amplía su actividad con la apertura de su primer hotel en Mallorca. En 1968 acomete su expansión en el resto de España con el nombre Viajes Barceló, tanto en el ámbito de agencias de viajes como en la hostelería.

Tras adquirir el touroperador Turavia, la compañía inicia su expansión hotelera internacional en el Caribe. En los años noventa su crecimiento es ya imparable, un desarrollo que recibe un nuevo espaldarazo con la adjudicación de la gestión del programa Imserso. Entra entonces en el mercado hotelero de EE UU y en Europa del Este e inicia la expansión en hoteles urbanos.

En el año 1999, en el marco de esta decidida apuesta por la internacionalización, la compañía desembarca en el mercado turco con la gestión de varios establecimientos hoteleros, al tiempo que consolida la actividad en Latinoamérica.

En el año 2000 se convierte en la primera operadora española que se establece en China y Filipinas. El Grupo Barceló facturó ese año 117.805 millones de pesetas y situó en 13.000 el número de profesionales que emplea.