El Popular compra el 25% de Iberagentes para crear un banco privado

El Banco Popular ha adquirido el 25% de Iberagentes con el compromiso de aumentar esta participación por encima del 51%. El Popular, que invertirá unos 17.000 millones en tres años en proyectos de gestión

de patrimonios, creará en breve un banco privado con Iberagentes.

La apuesta del Banco Popular por el cambio, con un perfil más agresivo continúa. Ayer el banco anunció la compra de un 25% de Iberagentes, porcentaje que pasará a ser superior al 51% en los próximos meses. Iberagentes es un grupo especializado en servicios de gestión patrimonial con unos volúmenes actuales de 275.000 millones de pesetas, y que tiene como cabecera Fortior Holding.

Una vez que el Popular tenga la autorización de la CNMV para formalizar la compra de este 25% de Iberagentes, el grupo que copresiden los hermanos Luis y Javier Valls solicitarán a Economía la creación de un banco de gestión de patrimonios, que será 100% de Fortior (cuyos accionistas son, además del Popular, el grupo Dexia y los accionistas individuales Vicente Santana y Emilio Viñas, a quienes el Popular ha comprado el 25% y que saldrán de Iberagentes).

Con la creación de este nuevo banco, que partirá con los recursos propios de Iberagentes (tiene 4.160 millones de fondos propios consolidados), el Popular cubre una de sus asignaturas pendientes, según explican los analistas. Además, se iguala al BBVA y BSCH, ambos con filiales especializadas en la gestión de patrimonios.

El nuevo banco partirá con una red de 12 sucursales, repartidas entre Madrid (dos), Zaragoza (tres), Valencia (dos), Barcelona, Pamplona, Sevilla, Bilbao y Tenerife. Además, cuenta con 73 representantes y 26 distribuidores internacionales. Pero el proyecto pasa por tener 20 oficinas en menos de cuatro años, según explica Javier Gefaell, director de gestión de activos y banca privada del Popular. Esta entidad partirá también con una cartera de 30.000 clientes pertenecientes a Iberagentes, a los que se añadirán los que pasen de la red del Popular, quien ofrecía banca privada a través de sus sucursales.

El nuevo banco espera gestionar en 2003 unos 800.000 millones de pesetas, gran parte de ellos captados de otras entidades similares, afirma Gefaell, quien no teme a una canibalización de clientes entre esta nueva entidad y la red del Popular.

En conjunto, el Popular invertirá en Iberagentes y otras pequeñas compras 100 millones de euros (unos 17.000 millones de pesetas) en tres años en su proyecto de gestión de activos.

Se da la coincidencia de que uno de los socios del Popular, el segundo banco alemán, el Hypovereinsbank, con el 4,64% del capital del Popular, tiene en marcha en España un proyecto similar de banca privada a través del Banco de Inversión. Y su idea es incrementar su presencia en España en los próximos años, según ha declarado su presidente, Albrecht Schmidt. Además, una filial del grupo Dexia va a crear en breve un banco al 50% con el Banco Sabadell para la financiación de las administraciones públicas.

Hasta ahora los bancos con los que el Popular ha llegado a acuerdos puntuales para el desarrollo de actividades conjuntas ha entrado en el capital del banco. En el caso de Dexia no se ha planteado, pero tampoco se descarta, según afirman fuentes del Popular.

La entrada del Popular en Fortior le permite participar en seis compañías: Iberagentes Activos, una gestora de planes de pensiones (Iberagentes Previsión) y de dos gestoras de fondos de inversión (Iberagentes Gestión Colectiva y Gestión Premier), Iberagentes Servicios e Iberagentes Sistemas, que proveen al grupo de soporte administrativo e informático.