Caja España se suma a las fugas del Sistema 6000 y se integra en ServiRed

Caja España también saldrá del Sistema 6000 para integrarse a ServiRed (Visa). Con su decisión, la entidad castellanoleonesa parece poner punto final al goteo de huidas iniciado por las tres mayores cajas (La Caixa, Caja Madrid y Caixa Catalunya) y seguido por Bancaja.

El consejo ejecutivo de Caja España, órgano inmediatamente inferior al consejo de administración, decidió el martes unirse finalmente a la red de cajeros automáticos de ServiRed (Visa), según fuentes de la entidad. La decisión de la caja castellanoleonesa parece acabar con el goteo de huidas del Sistema 6000 iniciado por las dos grandes ( La Caixa y Caja Madrid) y seguido al poco tiempo por Caixa Catalunya y la valenciana Bancaja.

Las mismas fuentes reconocen que "era cuestión de tiempo" y explican que ya desde 1997 se había optado por primar la emisión de tarjetas Visa frente a las tarjetas 6000, hasta el punto de casi el 80% de las 410.000 que Caja España tiene en circulación actualmente son Visa. Ahora sólo queda la negociación de las condiciones técnicas de la salida de la red.

La integración de la entidad en ServiRed, aunque se ha hecho esperar, no llega de sorpresa.

La circunstancia de que ningún responsable de Caja España estuviera presente en el acto de constitución de la sociedad Sistemas Euro 6000, ni mostrara su interés por unirse a la misma, ya daba muchas pistas sobre las intenciones de esta caja. Euro 6000 es la sociedad resultado del acuerdo suscrito por el Sistema 6000 de las cajas y 4B, cuyo principal accionista es el BSCH, para unir sus cajeros y hacer frente a la ofensiva de Servired, dominada originalmente por los bancos, con BBVA a la cabeza.

Los responsables de Caja España reconocen que han tenido que sopesar mucho las ventajas e inconvenientes de no participar en Euro 6000, con más del 60% del mercado de medios de pago en España tras la unión de cajeros de la red 6000 y 4B, y predominante en todas las provincias, salvo Lleida, Ciudad Real y dos provincias clave: Madrid y Barcelona.

Ventajas

Caja España ha entendido que puede sacar más ventaja de su incorporación a la red de cajeros de Visa, al ser Madrid el foco de atención del plan de crecimiento de la caja. æpermil;sta pretende convertirse en la tercera en Madrid en número de oficinas, por detrás de Caja Madrid y La Caixa. Ya cuenta con 100 sucursales.

Otras cajas medianas como la BBK, interesadas en principio por ServiRed, optaron finalmente por sacar provecho del pacto de la CECA con 4B y prácticamente la totalidad de las cajas medianas ya han confirmado su participación en la nueva sociedad. Las que no lo han hecho aún tienen de plazo hasta el 19 de enero.

Caja España cuenta en la actualidad con 520 cajeros, con lo que con la nueva integración los cajeros de Servired suman ya 20.623, más del doble de los que tenía antes de que en noviembre se iniciara la marcha de las principales. En cualquier caso, aún lejos de los 23.825 con los que cuenta la nueva sociedad Euro 6000 (12.338 del sistema 6000 y 11.487 de 4B).

Con la incorporación de las cajas de ahorros más grandes, el capital de ServiRed se encuentra mucho más repartido entre bancos y cajas de ahorros.

 

Prueba piloto del portal de Internet de la CECA

La celebración del primer aniversario de Caja Navarra (fusión de la Municipal de Pamplona y la de Navarra) servirá hoy de pretexto a la Confederación de las Cajas de Ahorros Confederadas (CECA) para dar a conocer los avances del portal previsto en Internet, que se presentará en las próximas semanas.

Caja Navarra mostrará hoy en su acto de presentación las características de su página por Internet, prueba piloto de lo que será el portal de la CECA, cuya primera fase se pondrá en práctica previsiblemente en febrero. Para que este portal funcione, todas las cajas crean una sociedad con un capital social inicial de 10.000 millones de pesetas, con las que cubren las inversiones necesarias para ponerlo en marcha.

Hasta el momento, todas las cajas han decidido participar en el proyecto, con el que la CECA pretende modernizar su imagen para hacer frente a la fuga de clientes a los servicios por Internet que ofrecen los bancos.