General Motors fabricará un nuevo coche en la factoría de Zaragoza

El presidente de GM Europa, Mike Burns, aseguró ayer que la multinacional va a fabricar un nuevo turismo en sus instalaciones de Zaragoza. Se trata de un derivado del Corsa con el que GM introducirá en España el concepto de fábrica flexible, que actúa de colchón para amortiguar los vaivenes del mercado.

El presidente de General Motors Europa, Mike Burns, avanzó ayer la intención de la multinacional de fabricar un nuevo coche en la planta Figueruelas, en Zaragoza. Así, los planes de GM en Europa para la fábrica española no han terminado con el lanzamiento del nuevo Corsa el pasado otoño.

"Apuesto por una segunda línea de producción en Figueruelas" dijo Mike Burns en el Salón de Detroit. æpermil;ste señaló que el nuevo coche sería, probablemente, un derivado del Corsa y puso como ejemplo la planta de Portugal donde, además de este modelo, se fabrica también un derivado comercial del mismo, el Combo.

Burns declinó comentar si el nuevo modelo para Zaragoza sería un pequeño monovolumen y cuáles serían las inversiones previstas, puesto que aún no hay un proyecto aprobado. Lo que sí señaló es que en el futuro la fábrica va a cambiar su modelo de operar. El objetivo es introducir un segundo modelo para añadir flexibilidad en la fábrica de Opel España, en la línea de las de Alemania, Polonia y Portugal.

Según Burns, estas llamadas fábricas colchón pueden compensar la producción y mantenerla constante en el caso de una caída de ventas de un modelo aumentando la del segundo.

De acuerdo con este directivo de GM, la situación de equilibrio de mercado en los distintos segmentos es ideal, pero infrecuente, y sólo este tipo de fábricas ayudará a afrontar mejor los vaivenes del mercado reduciendo de forma no traumática la sobrecapacidad.

Burns considera importante que el concepto de planta colchón sea aplicable también a la fábrica de Zaragoza, que es considerada como una de las más competitivas en Europa.

Sobrecapacidad

La sobrecapacidad es uno de los problemas más graves que afrontan los fabricantes en Europa. æpermil;ste es el motivo por el que el pasado diciembre GM anunció la puesta en marcha de un programa de ajuste, con un recorte de la producción; la reducción del 10% de la plantilla y el cese de la fabricación de turismos en Luton (Reino Unido), donde se montaba el Vectra.

"El mercado del segmento del Vectra se ha ido reduciendo en los últimos años a favor de coches de gama más baja, y además otros fabricantes como Mercedes y BMW están compitiendo con él con nuevos modelos, así que hay una conjunción de menor mercado y mayor competencia", explicó.

Según este ejecutivo, habrá efectos positivos inmediatos de la reestructuración europea, aunque señaló que algunas de las mejoras se irán notando a finales de este mismo año.

En su opinión, la reducción de la producción en Inglaterra no tiene nada que ver con la fortaleza de la libra frente al euro. "La producción en Inglaterra se destina principalmente a exportar, las ventas al continente son muy bajas, los problemas con la libra lo tienen quienes tienen en el Reino Unido su base de operaciones para Europa, que no es nuestro caso", señaló Burns que explicó que le preocupa más el efecto que tiene la fuerza del dólar en el alza del precio del petróleo.

Por otra parte, el ejecutivo europeo de GM aseguró que el acuerdo con Fiat está funcionando mucho mejor de lo previsto y que, aunque falta por nombrar a los responsables de áreas, se están descubriendo nuevos campos de sinergias como, por ejemplo, en la logística. "Antes el barco que salía de Italia hacia EE UU iba lleno de coches de Fiat y volvía vacío. Ahora vuelve con productos de GM".