_
_
_
_
_

El criptomundo, a la búsqueda de un relato

Los escándalos de esta actividad obligan a un cambio de narrativa para sobrevivir

Representación de criptoactivos.
Representación de criptoactivos.Reuters
Leandro Hernández

La aparición del bitcóin en agosto de 2008 marcó un florecer en la apuesta por estos activos digitales, poco antes de la gran sacudida financiera que comenzaría después. En un nuevo contexto de nerviosismo bancario, el futuro de las monedas digitales ya no suscita tanta emoción entre los inversores. Los sucesos de los últimos 15 años han minado la esperanza y la reputación de una industria que ha tenido que cambiar los podios por el banquillo de los acusados.

Esto no significa que el mercado no se haya desarrollado aceleradamente en estos años. La capitalización del mercado global de criptomonedas se sitúa en 1,2 billones de euros, un montante que supone casi un tercio de su máximo histórico, alcanzado gracias al impacto de la crisis sanitaria. Pero el mayor desafío del criptomundo pasa por encontrar un nuevo relato en el que sostenerse y avanzar.

La caída acelerada del valor de las principales monedas, que perdieron en 2022 lo ganado en los últimos dos años, hace difícil los argumentos de inversión como activo seguro, al menos para los inversores que no están dispuestos a enfrentarse de lleno con la volatilidad.

Además, la defensa más mística de la posibilidad de eliminar a los intermediarios y repensar el sistema financiero para hacerlo más ágil, económico y descentralizado parece lejos de hacerse realidad. Las deudas por al menos 15.400 millones de euros generadas tras la bancarrota de Celsius Network, Genesis y FTX dejan muy alejadas las promesas de cambio. Las arengas de Sam Bankman-Fried en el Congreso estadounidense, así como su red de donaciones electorales, ya no resuenan con tanto ánimo como antes.

Mariona Pericas Estrada, asociada principal de la consultora ­finReg360, resalta que estas malas noticias pesan el doble en un “sector en construcción”, donde la falta de regulación clara se traduce en inseguridad jurídica en muchos casos y ha acelerado tanto el nacimiento como la muerte de muchas iniciativas.“ Estas noticias afectan reputacionalmente y, en consecuencia, al desarrollo del sector en la medida que alarma a los usuarios y a los inversores”, afirma.

La búsqueda de un lugar seguro parece ser la búsqueda de los que aún no pierden la esperanza. “Nuestro papel como exchange debe ser proteger a los usuarios”, remata Javier García de la Torre, director de Binance para España y Portugal. Desde la principal plataforma de intercambio de monedas digitales destacan que el reto es “demostrar una vez más que las criptos son más seguras y transparentes que las finanzas tradicionales”.

Oportunidad

El devenir de los mercados financieros puede abrir una nueva ventana de oportunidad para que el sector supere los fantasmas del pasado. “La imagen de las criptodivisas como un activo refugio ha mejorado con las turbulencias financieras de este mes de marzo. El retorno a la filosofía inicial del sector ha elevado el valor del bitcóin y lo ha situado entre los activos más alcistas en lo que va de año”, apunta Jean-Baptiste Graftieaux, CEO de Bitstamp, una de las plataformas de intercambio más antiguas de Europa.

El secreto, más allá de los próximos coletazos de la sacudida bancaria, será si la regulación, acelerada por la caída reputacional de la industria, puede ser una ayuda o un nuevo peso. La entrada en vigor de la normativa europea, conocida como MiCA, “puede ayudar al sector a sacudirse de las nubes negras”, estima Pericas Estrada, aunque matiza que “tampoco es un remedio infalible para las malas noticias”.

Pero la medicina también puede ser un trago amargo. La ofensiva estadounidense contra la inversión en las criptomonedas, a las que considera un activo de inversión que debe estar registrado y cumplir la normativa correspondiente, puede acelerar potencialmente nuevas situaciones de tensión. Washington parece intentar subsanar su inacción previa con golpes rápidos y decididos.

También la banca tradicional puede jugar un rol en el futuro de la industria. Aunque también se trata de un sector con una imagen controversial, el interés de las instituciones por ser parte de una nueva era de criptobonanza. Las altas tasas de bancarización en Occidente contrastan con la baja penetración con la que aún cuentan las criptomonedas. Solo el 16% de los estadounidenses invirtieron utilizaron bitcoin o tokens similares, mientras el porcentaje cae a solo el 8% de los europeos, según datos de 2022 del Pew Research Center y el Eurobarometro.

Lo que es seguro es que, las empresas, inversores y ahorristas que sobrevivan a los vaivenes financieros y al nuevo marco regulatorio, podrán tirar de su reputación de “supervivientes” para las próximas décadas. La esperanza para los criptoactivos es que, como dice la canción, lo que no te mata, te fortalezca.

Los próximos titulares

Tipos. La política de la Reserva Federal será central para aumentar el apetito de los inversores ante activos de riesgo.

Embestida oficial. Los reguladores están decididos a compensar la falta de control de la última década.

FTX. El juicio contra el fundador de FTX, Sam Bankman-Fried, está previsto para octubre. 

Sobre la firma

Leandro Hernández
Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Más información

Archivado En

_
_