_
_
_
_
_

España, el auténtico paraíso de la fibra óptica

Telefónica y las grandes operadoras han realizado un amplio esfuerzo en el despliegue de las redes de nueva generación, tanto en la banda ancha fija como en la móvil 5G

Jóvenes con teléfonos móviles durante el Mobile World Congress 2023.
Jóvenes con teléfonos móviles durante el Mobile World Congress 2023.Marc Asensio (NurPhoto via Getty Images)
Santiago Millán Alonso

Hace algunos años, Luis Miguel Gilpérez, expresidente de Telefónica España, afirmó que el mercado español se había convertido en el paraíso de la fibra óptica gracias a las fuertes inversiones comprometidas por la compañía. Las cifras parecen haberle dado la razón. La apuesta estratégica de la operadora, seguida también por compañías como Orange, MásMóvil o Vodafone, han situado a España como uno de los principales países del mundo en despliegue de estas redes de nueva generación, claves en la digitalización.

Según los últimos datos publicados por la OCDE, Corea del Sur, Japón y España registran las mayores tasas de penetración de la fibra, con un 87%, un 84% y un 81%, respectivamente, del total de las suscripciones de banda ancha. En este sentido, en base a las últimas cifras de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), al cierre de enero el total de líneas de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) alcanzó en España los 13,8 millones, cifra que supone el 83% de las líneas de banda ancha en este mercado, que supera los 16,24 millones.

En España, en la actualidad hay poco más de un millón de líneas de ADSL, que ya tienen fecha de caducidad, puesto que Telefónica tiene intención de apagar la tradicional red de cobre en 2024, coincidiendo con su centenario.

Este posicionamiento en las redes devolvió la relevancia al sector de las telecomunicaciones durante la pandemia de Covid-19, al mantener el servicio en unos momentos en los que la población estuvo recluida en sus casas, con plena demanda de uso para el teletrabajo, la educación en remoto o el ocio.

Ahora, la apuesta de las telecos está en el impulso del nuevo móvil 5G. Una vez concluidas las subastas de espectro, las grandes compañías han acelerado los despliegues de las nuevas redes. Entre los movimientos más destacados figura el protagonizado por Orange, que a principios de febrero anunció el lanzamiento en España de su red 5G SA (Stand Alone). Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla han sido las primeras ciudades en disfrutar de esta nueva tecnología móvil. Orange, que cerró 2022 con 1,68 millones de clientes de 5G, alcanzaba en dicha fecha a más del 78% de la población con su cobertura de esta tecnología móvil.

Las telecos han pedido un cambio en la regulación para favorecer la consolidación

Telefónica, por su parte, cubría a finales de 2022 al 85% de la población española con sus redes de 5G, mientras que MásMóvil llega ya al 74% con estos servicios. A su vez, Vodafone, pionera en esta tecnología en el mercado español, prevé ampliar la red 5G al 65% de la población durante este año.

En cualquier caso, este esfuerzo inversor no ha venido acompañado de una mejora de los resultados de las compañías del ramo. Las operadoras españolas se han visto penalizadas por la fuerte competencia, especialmente en el segmento del low cost, lo que ha provocado un estancamiento de los ingresos en términos sectoriales. De hecho, aseguran que España es el mercado más competitivo de Europa, por encima de países como Italia. En los últimos años se han hecho fuertes empresas como Digi–que ya ronda los cinco millones de líneas–, Finetwork, Avatel o Adamo.

Las cifras

83% de las líneas de banda ancha fija en España corresponden a la fibra.

85% de la población es la cobertura de 5G que registraba Telefónica a finales del pasado año.

18.600 millones es el valor de la fusión entre Orange y MásMóvil, en proceso de revisión actualmente.

En este escenario, las grandes telecos españolas están reclamando un cambio en la regulación del sector que permita un proceso de consolidación. Las miradas se centran ahora en la fusión entre Orange y MásMóvil, valorada en cerca de 18.600 millones de euros, que está en proceso de revisión por parte de la Comisión Europea. Con la integración, la nueva compañía pasaría a liderar el mercado español de la telefonía móvil y la banda ancha fija en términos de clientes.

Los operadores de toda Europa están pendientes de la fusión de Orange y MásMóvil. De salir adelante, podrían plantearse nuevas operaciones en otros países.

Cellnex se consolida como un gigante europeo

Cellnex se ha convertido en el líder europeo de las infraestructuras de telecomunicaciones. La compañía cuenta con una cartera de más de 130.000 emplazamientos, tras cerrar numerosas adquisiciones desde su salida a Bolsa, en 2015, con una inversión total cercana a los 40.000 millones de euros. Este avance ha transformado a Cellnex en uno de los blue chip del parqué español, con una capitalización que ronda los 27.000 millones.

La empresa cuenta con presencia en una docena de países del Viejo Continente: España, Portugal, Francia, Italia, Reino Unido, Irlanda, Países Bajos, Suiza, Austria, Polonia, Suecia y Dinamarca. Además, Cellnex acumula una cartera de contratos o backlog con grandes operadoras de 110.000 millones de euros. 

La teleco afronta una nueva etapa, basada en el crecimiento orgánico y la consolidación del grado de inversión con S&P, más allá de las numerosas adquisiciones realizadas en los últimos años. 

Para este nueva era, Cellnex ha nombrado nuevo CEO a Marco Patuano, ex consejero delegado de Telecom Italia, tras la decisión de Tobías Martínez, auténtico impulsor de proyecto, de dejar la compañía a principios de junio. 

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

Santiago Millán Alonso
Es periodista de la sección de Empresas, especializado en Telecomunicaciones y Tecnología. Ha trabajado, a lo largo de su carrera, en medios de comunicación como El Economista, El Boletín y Cinco Días.

Archivado En

_
_