renta 2016 Ampliar foto

Los catalanes son los que menos ponen la equis de la Iglesia en la Renta

Solo el 19,8% opta por financiar a la congregación religiosa

La Conferencia Episcopal ingresa 227 millones a través del IRPF

Los contribuyentes del IRPF pueden elegir en el momento de presentar su declaración que el 0,7% de su factura fiscal se destine a sostener a la Iglesia católica o a fines sociales. En realidad, hay cuatro opciones. Se puede marcar solo la casilla de la Iglesia, solo la de fines sociales, las dos o ninguna. Al marcar las dos opciones, la ayuda solidaria no se divide sino que se multiplica de tal forma que la Conferencia Episcopal recibe el 0,7% y las organizaciones dedicadas a fines sociales otro 0,7%. Si no se marca ninguna opción, el dinero va directamente al Estado que lo distribuye a su libre criterio.

¿Y qué eligen los contribuyentes? Los últimos datos de la Agencia Tributaria reflejan que, el año pasado, el 34,5% de los 19,4 millones de contribuyentes optó por marcar sólo la casilla para entidades con fines sociales. Otro 30,3% dejó en blanco ambas casillas. El 21% marcó las dos opciones y un 14,2% eligió dar el 0,7% sólo a la Conferencia Episcopal.

Este sistema se implementó en 2007 y la tendencia refleja cómo la opción que más ha caído es la de aquellos que solo marcan la casilla de la Iglesia. En cualquier caso, en los últimos ejercicios se ha incrementado el número de contribuyentes que eligen las dos casillas y multiplican su aportación solidaria.

Si se suman los porcentajes de aquellos que solo marcan una opción y los que ponen la X en las dos casillas, el 55,5% da dinero a las ONG y el 35,2% a la Iglesia. Se producen notables diferencias entre comunidades autónomas. Los datos de la Conferencia Episcopal desvelan que solo el 19,8% de los catalanes marcó el año pasado la casilla de la Iglesia católica. Ese porcentaje incluye tanto los que eligen financiar únicamente a la Iglesia como los que también optan por dar dinero a entidades con fines sociales. Galicia (27,3%) y Canarias (28,3%) cierran el podio de las comunidades con menos partidarios de financiar a la Conferencia Episcopal. En el lado opuesto destaca Castilla-La Mancha, donde el 48,9% de sus contribuyentes optaron por colaborar en el sostenimiento de la Iglesia católica. Por detrás, se situó Extremadura (46,9%) y La Rioja (46,4%).

La Iglesia católica recibió el año pasado 227,2 millones de euros a través de la asignación tributaria, cifra que se amplía a 249,1 millones si se incluyen los territorios forales. La Conferencia Episcopal indica que el dinero que recibe de la Administración es su segunda fuente de financiación tras “las aportaciones directas y voluntarias de los fieles”. Del importe asignado a través del IRPF, la Conferencia Episcopal destina el 81% a las diócesis “para la realización de sus actividades pastorales y asistenciales”. Un 6,5% sirve para sufragar la Seguridad Social del clero, otro 2,5% se destina a Cáritas, un 2,4% a centros de formación, un 1,9% a rehabilitación de templos, un 1,1% al funcionamiento de la Conferencia Episcopal y un 0,9% a la retribución de los obispos. El resto se gasta en diversas actividades como financiar las actividades pastorales en el extranjero.

La asignación a entidades de fines sociales sumó el año pasado 299,7 millones. Por ley, este dinero debe destinarse a financiar proyectos para el cuidado de personas con necesidades de atención integral socio-sanitaria, para la atención de colectivos con necesidades educativas o de inserción laboral, para el fomento de la seguridad y prevención de la delincuencia y la cooperación al desarrollo. El Ministerio de Sanidad reparte el 77,7% de la asignación a fines sociales a través de concursos públicos. El 19,43% corresponde al Ministerio de Asuntos Exteriores y el 2,85% al de Agricultura. Cruz Roja y Cáritas son las dos organizaciones que recibe un mayor porcentaje del dinero que los contribuyentes donan a fines sociales.

Cáritas es una organización católica, pero el dinero que recibe a través de la Conferencia Episcopal es muy inferior a la financiación que obtiene a través de la casilla de fines sociales del IRPF.

Normas
Entra en EL PAÍS