Banca
cláusula suelo bankia
El presidente de Bankia Jose Ignacio Goirigolzarri, durante la junta de accionistas de la entidad. EFE

El 57% de clientes de Bankia con cláusulas suelo ha pedido ya su dinero

El presidente de Bankia avanza que hay 57.000 clientes con derecho a cobrar su dinero

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha aprovechado la junta de accionistas de la entidad celebrada hoy en Valencia para anunciar que de los 57.000 clientes que tenían derecho a la devolución del dinero cobrado de más en su hipoteca por las cláusulas suelo ya lo han reclamado 33.000 personas, es decir, el 57% del total.

De esta cifra, el banco ya ha liquidado las reclamaciones de 25.000 clientes, o lo que es lo mismo, el 43,8%. Estos consumidores han recibido 127 millones de euros, el 63,5% de los 200 millones de euros que Bankia ha provisionado para cubrir el riesgo de sus cláusulas suelo.

Fuentes del banco aseguran que inicialmente se detectaba en las oficinas una media de 1.000 clientes por día solicitando la devolución de su dinero. Este ritmo, sin embargo, ha descendido considerablemente. Además, el importe que reclaman es cada vez menor.

El total de hipotecas que tiene Bankia solo un 3% tenían cláusulas suelo. La entidad comenzó a devolver de forma masiva y exprés las cláusulas suelo el pasado día 3 de febrero, y espera finalizar el proceso a finales de abril. Además, prevé que no se agotarán las provisiones realizadas por este riesgo.

Goirigolzarri ha asegurado en la junta que Bankia decidió abrir un proceso "de gran sencillez y transparencia para restituir a todos los clientes afectados el impacto retroactivo de las cláusulas suelo. Pensamos que tomar esta decisión e implantarla con gran rapidez era la decisión correcta, porque tenía la misma lógica que la que tomamos con la OPS. Eso era así porque alineaba los intereses de nuestros clientes, a los que les ofrecemos una solución rápida, transparente y gratuita, con los intereses de los clientes, al evitarnos cuantiosos gastos".

Banki asegura que se ha ahorrado más de 400 millones de euros en costas judiciales al devolver de forma exprés el dinero de las acciones de la salida a Bolsa de la entidad a los clientes minoritarios, a los preferentistas y ahora por las cláusulas suelo.

Por otro lado, Goirigolzarri, no ha querido olvidar en esta junta los intereses del pequeño accionista ante una posible fusión con BMN. El banquero anunció el compromiso del consejo de administración de la entidad con la defensa de los intereses de los accionistas minoritarios ante esta operación de integración de BMN, como propone el FROB. Goirigolzarri explicó, en una junta más tranquila que en otras ocasiones aunque finalmente tomaron la palabra 16 titulares (gran parte de ellos eran aún preferentistas), que para evitar cualquier conflicto de intereses, los consejeros independientes tendrán "un papel clave en este proceso".

 "Puedo comprometerme ante todos ustedes que la defensa de los intereses de los accionistas minoritarios será absolutamente prioritaria en la definición de las condiciones de la operación, como no puede ser de otra manera", declaró en la sexta junta general de Bankia, celebrada en Valencia, donde tiene su sede.

 Goirigolzarri recordó en varias ocasiones en esta reunión lo duras que fueron las primeras juntas de accionistas, sobre todo la de 2012. Pero finalizó presumiendo de que Bankia se ha convertido en estos años en el banco "más eficiente, rentable y solvente" de los seis grandes bancos españoles. Además, se comprometió a convertir Bankia "en el mejor banco comercial de España", un objetivo que puede resultar más un deseo publicitario que tangible, pese a ello tiene su importancia si se tiene en cuenta que en el segundo semestre de 2013 "los niveles de satisfacción (de los clientes) cayeron de forma muy abrupta, hasta encontrar su suelo", en ese periodo.

El banquero así dio por finalizada una etapa de Bankia, protagonizada por su reflotamiento y vuelta a posiciones de competitividad, para "comenzar en 2017 un nuevo ciclo" para la entidad y para el sector en general. Y es aquí donde incluyó la operación de fusión con BMN, así como la vuelta a realizar una serie de negocios que tenía limitados tras las ayudas recibidas en 2012 por 22.424 millones de euros. "Estamos en el último año de nuestro plan de reestructuración, lo que significa que, a lo largo de este año, nos veremos liberados de las limitaciones de actividades qe tenemos impuestas por el term sheet, lo que nos permitirá competir, por fin, en un plano de igualdad con nuestros competidores, y esto es sinónio de crecimieto", subrayó.

Reiteró, de hecho, en varias ocasiones, que este cambio de ciclo coincide con que Bankia se ha convertido en el banco más eficiente y solvente de la gran banca. De ahí que ahora encaje más una operación corporativa para rescatar a BMN. El ejecutivo resaltado ante los accionistas que esta posible fusión entre Bankia y BMN "tiene sentido industrial porque, además de la posibilidad de generar sinergias, existe una gran complementariedad de redes y mercados atendidos". Pero matizó que este tipo de operaciones, además de tener sentido industrial, "deben tener sentido financiero y se deben definir unas condiciones que aseguren que la operación crea valor para todos los accionistas".

 Explicó que ahora el consejo de Bankia deberá analizar la operación con "especial tutela" sobre los intereses de los accionistas minoritarios. Así, se ha comprometido con los intereses de los accionistas minoritarios para que, además, la fusión suponga "la mejor manera de que Bankia valga algo más y poder así devolver las ayudas a los contribuyentes". "A partir de ahora debemos hacer un ejercicio muy riguroso y profesional para analizar la operación y proponerles, en su caso, una alternativa que cumpla con dichos requisitos", enfatizó Goirigolzarri, y recordó que será en una junta extraordinaria en la que se analizará con "profundidad y transparencia las condiciones de la operación". Hasta entonces, puntualizó que trabajarán "con rigor" para analizar la fusión. "Tienen ustedes nuestro compromiso más absoluto", concluyó.

Normas
Entra en EL PAÍS