_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El cortarrollos del cannabis en EE UU

Aunque ya hay más consumidores de hierba que de tabaco, la legislación federal frena el crecimiento del negocio

cannabis estados unidos
Un hombre fumando cannabis durante el festivo informal anual dedicado a la sustancia, el 20 de abril pasado en Denver (Colorado, EE UU).KEVIN MOHATT (REUTERS)

Los estadounidenses abrazan la hierba, pero las acciones de cannabis ni siquiera consiguen un colocón pasivo. Los votantes de Ohio aprobaron el martes en referéndum legalizar su uso recreativo; es el 24º estado de EE UU en hacerlo. Pero el valor de mercado de las empresas del ramo sigue siendo una fracción de los 71.000 millones de dólares de la tabaquera Altria. Las trabas normativas y las vagas perspectivas de crecimiento siguen nublando el sector.

La votación consolida un cambio a largo plazo en la opinión pública del país, que ahora es abrumadoramente positiva sobre el cannabis. Una encuesta de Gallup revela que el 70% de los adultos está a favor de la legalización, frente al 58% de hace una década. Es más, el porcentaje que afirma consumir la droga ha subido hasta el 17%, frente a un mero 7% en 2013. Ha superado al tabaco, que ha bajado desde el 45% de mediados de los cincuenta hasta el 12%.

Sin embargo, las empresas de cannabis activas en el ETF AdvisorShares Pure US Cannabis tienen un mísero valor de mercado combinado del 12% del de Altria. Aunque los cigarrillos afrontan sus propias restricciones, al menos es un gran negocio bien establecido. En cambio, el comercio de marihuana sigue sin poder cruzar las fronteras de los estados ni acceder fácilmente a los servicios bancarios tradicionales, por la prohibición nacional. Resolver este problema exige una actuación federal, que puede tardar. La aprobación del proyecto de Ley de Regulación Bancaria Segura y Justa (Safer), que facilitaría el acceso de las empresas cannábicas a los servicios financieros, se ha visto complicada por las disputas legislativas en torno a los Presupuestos. El nuevo presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, también se ha opuesto frontalmente a la legislación sobre el cannabis.

Que las acciones del sector apenas se movieran tras la victoria de Ohio sugiere una relativa inacción federal en el futuro inmediato. Hasta entonces, alcanzar una verdadera escala nacional es imposible. Y el impulso de la legalización local solo sirve hasta cierto punto para impulsar un negocio: las ventas de marihuana en los mercados de EE UU más maduros se han ralentizado tras el bache pandémico. Pese al cambio de actitud del público, los inversores seguirán prefiriendo durante un tiempo un chute de nicotina.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_