_
_
_
_
_
Editorial
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

La subida de las Bolsas encierra riesgos a futuro

El alza de los mercados tiene mucho de coyuntural y de regresión a la media

CINCO DÍAS

Dicen que el mercado siempre se anticipa a la economía real. Y que la forma de hacer dinero es comprar con el rumor y vender con la noticia, puesto que las cotizaciones tienden a anticipar lo que los inversores creen que será el futuro. Axiomas que tienen un difícil encaje en una coyuntura actual que, todo sea dicho, apenas ha dejado títere con cabeza en cuanto a premisas económicas.

Así, el arranque de año ha sido el mejor en un cuarto de siglo, con un rendimiento para el Ibex 35 del 14,6% en poco más de dos meses. En la semana, el selectivo ha alcanzado los niveles más altos en tres años. El escenario parece de color de rosa pero, antes al contrario, las previsiones de los economistas tienen la tonalidad gris de la niebla invernal.

A juzgar por los informes de los analistas, que aconsejan infraponderar Bolsa de forma casi unánime y, en muchos casos, calibran una posibilidad real de recaída económica, el alza de los mercados tiene mucho de coyuntural y de regresión a la media, después de las fuertes pérdidas del año pasado, en particular en Wall Street, que sirve de guía a los mercados del orbe.

El eje de este enfriamiento de expectativas es, como cabía esperar, la inflación. La persistencia de las subidas de los precios, una vez que el impacto de la crisis energética se ha aliviado, ha pillado con el pie cambiado a banqueros centrales y al mercado de bonos, que está recalculando escenarios. El tipo de interés de la deuda estadounidense a dos años tocó este viernes el 5%, un nivel que no se registraba desde poco antes de la crisis financiera de 2007. Los de 10 años están en el 4%.

Destacan los analistas que los precios de las acciones no están reflejando adecuadamente ni la caída de los márgenes empresariales ni el riesgo de contracción en el consumo. El PER de la Bolsa estadounidense es de 18 veces. Ha estado históricamente mucho más alto, pero aun así se antoja un nivel exigente para una economía que debe navegar las aguas inexploradas de la inflación (o, al menos, inexploradas en las últimas décadas).

Aunque en Europa el recorrido de los tipos es más largo (la Fed empezó antes a endurecer políticas que el BCE), las valoraciones son menos exigentes que en Wall Street. Y el caso del Ibex es particular. El fuerte peso del sector financiero ayuda en esta particular coyuntura al índice español. Pero, para una cartera más equilibrada, los analistas apuestan por plegar velas y refugiarse en los valores de carácter defensivo mientras pasa la tormenta.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_