El Tesoro capta 6.500 millones en deuda a medio y largo plazo a los tipos más altos en 10 años

El rendimiento de la deuda a tres años roza el 3%, máximos de 2013

Sede del Tesoro Público en el Paseo del Prado de Madrid
Sede del Tesoro Público en el Paseo del Prado de MadridPablo Monge

Con los inversores descontando tipos más altos durante más tiempo, el Tesoro ha probado hoy suerte con una subasta de bonos y obligaciones a medio y largo plazo. El organismo que dirige Carlos Cuerpo ha colocado 6.500 millones a tipos no vistos en años. El repunte de las rentabilidades no está pasando factura al apetito de los inversores. Las órdenes de compra conjuntas han superado los 12.450 millones. Es decir, supone una ratio de cobertura de 1,9 veces.

En deuda a tres años se han colocado 2,139,27 millones al 3,441%, superior al 2,928% de la puja anterior, y la rentabilidad más elevada desde noviembre de 2012. En obligaciones a siete años se han adjudicado 1.475,05 millones con un interés marginal del 3,527%, frente al 3,212% de la subasta anterior. En este caso el rendimiento exigido ha sido el más alto desde junio de 2013.

La subasta la completan las referencias a 10 años y bonos indexados a la inflación. En deuda con vencimiento en 2033 el Tesoro ha vendido 2.363,89 millones al 3,773%, el rendimiento más elevado desde enero de 2014. La rentabilidad exigida a España se sitúa en línea con la cotización del bono a 10 años en el mercado secundario. En sintonía con el conjunto de la deuda de la zona euro, las expectativas de mayores subidas de tipos se están traduciendo en un incremento de las rentabilidades. La deuda española con vencimiento en 2033 cotiza a día de hoy en el 3,676%, niveles que no se veían desde comienzos de 2014, mientras el bono alemán al mismo plazo se sitúa en el 2,7%, máximos de junio de 2011. En obligaciones a 15 años indexadas a la inflación en la que se han colocado 502,9 millones al 1,176%, superior al 1,032% previo.

La subasta de este jueves es la primera de marzo y se produce en un momento en el que las rentabilidades de la deuda de la zona euro han repuntado a niveles no vistos en años, después de que los últimos datos de inflación conocidos en la región pongan de manifiesto la necesidad de seguir adelante con el proceso de subida de tipos. Como ha señalado Christine Lagarde en sus últimas comparecencias, serán necesarios tipos más altos durante más tiempo.

En lo que va de año el Tesoro ha efectuado dos emisiones sindicadas en las que ha adjudicado 18.000 millones de euros. El aumento de los ingresos fiscales debido, en parte, al aumento de la inflación sirven de apoyo al Gobierno para mantener estables sus necesidades de financiación. Esta idea fue la esgrimida por el secretario general del Tesoro, Carlos Cuerpo, que estima unas emisiones netas para 2023 de 70.000 millones de euros, en línea con los 70.063 millones registrados el año pasado, un ejercicio marcado por el proceso de normalización monetaria. Es decir, el importe se mantiene sin cambios respecto a lo adelantado en los Presupuestos Generales y toma distancia de los 109.922 millones del año de la pandemia, un ejercicio en el que el Tesoro se vio obligado a redoblar los esfuerzos para financiar la batería de medidas puestas en marcha para hacer frente a la crisis. Por su parte, las emisiones brutas alcanzarán los 256.846 millones, un 10% más que en 2022.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Gema Escribano

Periodista económica, con 13 años de experiencia como redactora. Formó parte de la web de Cinco Días desde 2010 hasta 2017 cuando pasó a integrar la sección de Mercados. Especializada en información bursátil y mercado de deuda. Estudió periodismo en Universidad Carlos III.

Normas

Archivado En