_
_
_
_
_

PSOE y ERC pactan el traspaso integral de Rodalies a la Generalitat

El Govern catalán es titular del servicio de Cercanías desde 2010 pese a que la operación está en manos de Renfe; resta la cesión de más de 1.100 kilómetros de vías de Adif

Linea R1 Molins de Rei Massanes
Linea de cercanías que bordea el litoral de Barcelona.Carles Ribas (EL PAÍS)

El apoyo de ERC a un Gobierno encabezado por Pedro Sánchez ha pasado, entre otras cosas, por un acuerdo para el traspaso integral del servicio de Cercanías de Cataluña (Rodalies) a la Generalitat. Esta era una de las principales reivindicaciones del Govern de Pere Aragonès y de su partido para facilitar una investidura que podría ir al Congreso la próxima semana. El otro pilar es una ley de amnistía que sirva de paraguas a todos los encausados e investigados por el proceso independentista desde el 1 de enero de 2013.

El cambio de manos de Rodalies será gradual y se articulará a través de una nueva sociedad, Rodalies Catalunya (segregada de Renfe Viajeros), que será participada por la Administración General del Estado y en la que la Generalitat tendrá mayoría. Esa empresa contará con un consejo de administración con paridad entre las partes, pero la Generalitat nombrará al presidente, que gozará de voto de calidad. Los acuerdos que los estatutos establezcan como estratégicos se adoptaran con una mayoría cualificada del consejo.

El acuerdo afectará a la infraestructura de Adif (vías, catenaria y señalización), con más de 1.100 kilómetros de vías, lo que siempre fue una línea roja. Rodalies de Catalunya abarca los servicios ferroviarios que transcurren íntegramente en el territorio catalán sobre la red ferroviaria de interés general del Estado. El trasvase, que el ministro de la Presidencia en funciones, Félix Bolaños, enmarca en un intento de mejorar la convivencia y el servicio, deja fuera los servicios regionales que saltan a Aragón y Comunidad Valenciana, la alta velocidad y demás servicios comerciales, y los trenes transfronterizos. Sí se incluyen el material rodante, sistemas informáticos y plantilla. A Rodalíes de Cataluña se la dotará “de los recursos materiales y humanos que hoy son utilizados y necesarios para la prestación de los servicios de Rodalíes en Cataluña por parte de Renfe”, se puede leer en el pacto.

Cada vez que ha salido este tema a la palestra de la negociación política, han sido los propios trabajadores de Renfe los que han presentado frontal oposición, liderados por el sindicato de maquinistas Semaf. El secretario general del colectivo, Diego Martín, ha mostrado el rechazo al traspaso y ha anunciado “movilizaciones y conflicto inminente”, en declaraciones recogidas por Europa Press. Martín afirma que la huelga es “el último recurso” y añade que los trabajadores quieren mantenerse en Renfe. También se han manifestado en contra el Sindicato Ferroviario (SF) y CC OO, dejándose entrever un próximo conflicto laboral. De ello se hablará en una reunión extraordinaria del comité general de empresa de Renfe fijada para el martes.

Para evitar el choque se ha dispuesto que la nueva operadora disponga de “un convenio de colaboración y cooperación con Renfe que asegure la movilidad laboral entre ambas y el mantenimiento de los derechos adquiridos”.

En el sector ferroviario se da por descontado que una cesión de la infraestructura a la Generalitat generaría reivindicaciones en Madrid, Comunidad Valenciana, Sevilla, Asturias y Cantabria, donde Renfe opera servicios de Cercanías bajo el régimen de obligaciones de servicio público hasta 2027.

Acciones a corto plazo

El traspaso se producirá en el arranque de la legislatura, a lo largo de 2024. En primer lugar, se concederán a Cataluña “los recursos económicos necesarios asociados al déficit en el que incurre Renfe en el año 2023 (132,7 millones), como operador del servicio”. Ya en los años sucesivos, y durante el primer trimestre de cada año, se calculará el déficit y la transferencia de recursos al titular del servicio. El Ministerio de Transportes y el Departamento de Territorio van a crear un grupo de trabajo que analizará las mejoras necesarias en los servicios actuales. Y también se modificará el convenio vigente entre Adif y el Estado para que el incremento de cánones desde 2017 sea compensado e incluido en los Presupuestos Generales.

En lo que toca a la infraestructura ferroviaria, el Ministerio de Transportes deja en manos de la Generalitat la titularidad allí donde los servicios sean prestados de forma exclusiva bajo tutela catalana y puedan excluirse de la explotación conjunta del resto de la Red Ferroviaria de Interés General. En este punto de inicio ya se marcan, como mínimo, el trasvase de la línea del Maresme del eje R1; la línea Papiol-L’Hospitalet-Vic-Puigcerdà de la R3, y la línea Sant Vicenç de Calders de la Línea R2. En todo caso, para determinar los tramos, se incluirá en el análisis toda la red ferroviaria en Cataluña sin excluir ninguno de ellos.

El cambio de manos será tutelado por una Comisión Generalitat-Administración General del Estado que determine el despliegue tanto el marco normativo para hacerlo posible como las condiciones económicas asociadas. Junto a las infraestructuras que quedarán en propiedad del Govern figurarán las inversiones que precisa, los recursos económicos asociados para cubrir el mantenimiento y los acuerdos de gestión.

En los próximos meses también se van a definir los estándares de calidad en la prestación y el mantenimiento de las infraestructuras ferroviarias, y la forma por la que estos estándares serán incluidos en la repercusión de los cánones ferroviarios. En el primer semestre de 2024 se creará un organismo de seguimiento de la ejecución del Plan de Rodalíes en el que se sentarán Adif, el Ministerio de Transportes y la Generalitat de Cataluña.

Segunda fase de una transferencia que arrancó en 2009

La titularidad de Rodalies ya es de la Generalitat desde 2009 y 2010 como consecuencia de dos normas: el Real Decreto 2034/2009, de 30 de diciembre, sobre traspaso a la Generalitat de Catalunya de las funciones de la Administración General del Estado correspondientes al servicios de transportes de viajeros por ferrocarril de alrededores, y, en segundo lugar, del Real Decreto 1598/2010, de 26 de noviembre bisiesto a la Generalitat de Catalunya de las funciones de la Administración General del Estado correspondientes al servicios de transportes de viajeros sobre la red de ancho ibérico de la red de ancho ibérico de la red ferroviaria de interés general. Tras ello, Renfe mantuvo la operación en sus manos. También continuó la inversión tanto de Adif como de la operadora pública para intentar mejorar unos servicios de Cercanías en los que abundan las incidencias desde hace años.

Rodalies incluye el servicio de rodalia de Barcelona, con 8 líneas: R1, R2, R2nord, R2sud, R3, R4, R7, R8. También abarca rodalia de Gerona con las líneas RG1; el servicio en Tarragona con las líneas RT1 y RT2, y seis líneas regionales: R11, R12, R13, R14, R15, R16. Cada día viajan entre 300.000 y 400.000 pasajeros, cifra que Renfe pretende llevar hasta los 600.000 con la ejecución del plan de Rodalíes. El histórico de averías es interminable. Solo desde agosto se han producido medio centenar y desde la Generalitat se contabilizan más de 800, con retrasos aparejados superiores a los 100 minutos, en 2022.

En este contexto, el Ministerio de Transportes firmó el pasado 15 de diciembre la compra de 97 trenes para Rodalíes, a través de Renfe, por 858 millones. A ellos se suman otros cuatro adquiridos ya en este 2023. Los fabricantes de ese material rodante son Renfe, Alstom, Stadler y CAF. Se trata de una nueva flota de alta capacidad que tendrá entre 900 y 1.800 plazas por convoy (un 20% de capacidad extra respecto a los actuales Civia). De los 101 trenes, 56 están llamados a reemplazar a los de mayor antigüedad rodando aún por Cataluña. Los 45 restantes irán a incrementar el parque en Cataluña.

Antes que este compromiso, el ministro José Luis Ábalos ya lanzó a final de 2018 un plan de mejora para Rodalíes con un presupuesto estimado en 3.900 millones hasta 2025.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_