_
_
_
_

Las subidas de precios impulsan las ventas y los beneficios de Coca-Cola

La compañía eleva sus previsiones de crecimiento para el año tras facturar 11.300 millones de dólares en el primer trimestre

resultados coca cola
Un anuncio de Coca-Cola en Bruselas, en una imagen de archivo.Yves Herman (REUTERS)
Miguel Jiménez

La fuerza de las marcas del grupo Coca-Cola ha permitido a la empresa subir precios y ganar cuota de mercado. En un contexto inflacionista, esas subidas de precios han tirado con fuerza de las ventas y han permitido elevar los beneficios, según las cuentas del primer trimestre de 2024 publicadas este martes. Los ingresos aumentaron un 3%, hasta 11.300 millones de dólares (unos 10.540 millones de euros al tipo de cambio actual), mientras que el beneficio mejora un 2%, hasta 3.177 millones de dólares.

Los ingresos orgánicos, que excluyen el impacto de los cambios de divisas y las adquisiciones, aumentaron un 11% en el trimestre, por encima de la estimación media de los analistas. La empresa ha elevado sus previsiones y espera ahora lograr un crecimiento orgánico del 8% al 9% en el conjunto del año, en lugar del 6%-7% que había anticipado hasta ahora. Parte de ese crecimiento, sin embargo, viene de subidas de precios en mercados donde la inflación es alta y erosiona el valor de la moneda, de forma que al trasladarse las cifras a dólares, el crecimiento es mucho menor. De hecho, pese a elevar con fuerza las previsiones de ingresos, las de beneficio por acción se mantienen.

En el primer trimestre, la evolución de los ingresos incluyó un crecimiento del 13% en precio/mezcla y un descenso del 2% en ventas de concentrados. Es decir, las subidas de precios o las ventas de productos de mayor precio impulsaron la facturación. Aproximadamente seis puntos se debieron a las subidas de los precios en mercados que experimentan una intensa inflación, y el resto por acciones de fijación de precios en el mercado y un mix favorable, según la empresa.

La fortaleza del dólar frente al resto de las divisas mundiales lastró la facturación y el beneficio. El resultado neto se vio afectado por extraordinarios de uno y otro signo. La compañía se apuntó un cargo de 765 millones de dólares relacionado con la compra en 2020 de Fairlife, que fabrica leche y batidos, y otro de 760 millones de dólares por un ajuste en la marca Bodyarmor. Esas dos partidas lastraron el resultado operativo, que cae un 36%, hasta 2.141 millones de dólares, pero que resulta poco representativo. Ajustado, el resultado operativo mejora un 13%.

“Estamos satisfechos con nuestro comienzo de 2024, con otro trimestre de crecimiento del volumen, los ingresos y los beneficios en un entorno dinámico”, señaló James Quincey, presidente y consejero delegado de The Coca-Cola Company, a través de un comunicado. “Creemos que nuestro sistema global está preparado para un éxito sostenido, gracias a las estrategias adecuadas, una alineación clara, una cartera potente y una ejecución sólida”, añadió.

El volumen de cajas unitarias, su medida para estandarizar las ventas, creció un 1%. Los mercados desarrollados se mantuvieron estancados en volumen, mientras que los mercados emergentes y en desarrollo crecieron en un dígito bajo, impulsados por el crecimiento en Brasil, Filipinas y Nigeria.

Impacto de la guerra de Gaza

En la conferencia con analistas, Quincey ha reconocido que la guerra de Gaza está lastrando sus ventas. Ha habido llamadas a lboicot de productos estadounidenses, aunque el jefe de Coca-Cola no ha desarrollado las causas de la caída de las ventas. “Estimamos que el actual conflicto en Oriente Próximo tuvo un impacto de aproximadamente un punto en el crecimiento del volumen durante el primer trimestre de 2024. No está claro cuánto durará este impacto”, ha indicado, advirtiendo de que el impacto puede ser mayor en el segundo y tercer trimestre.

Dentro de esa evolución del volumen, los refrescos con gas crecieron un 2%, impulsados por los buenos resultados en Latinoamérica. La marca Coca-Cola en particular creció un 2%, impulsada por el crecimiento en Latinoamérica, Asia-Pacífico y Norteamérica. Coca-Cola Zero Sugar creció un 6%, impulsada por el crecimiento en América Latina, Europa, Oriente Próximo y África, y América del Norte. Los sabores sin azúcar siguen ganando cuota frente al refresco tradiccional. Los zumos, productos lácteos de valor añadido y bebidas vegetales crecieron un 2%, liderados por el mercado norteamericano.

En cuanto a las ventas de agua, bebidas deportivas, café y té disminuyeron un 2%. El agua disminuyó un 2%, impulsada por Asia-Pacífico y Norteamérica. Las bebidas deportivas disminuyeron un 3%, ya que el crecimiento en Latinoamérica y Europa, Oriente Medio y África se vio más que compensado por un descenso en Norteamérica. El café retrocedió un 3%, debido principalmente al descenso en las ventas del café Costa en el Reino Unido. El té creció un 2%, impulsado por el crecimiento en Europa, Oriente Medio y África y Latinoamérica.

Pepsico, competidor de Coca-Cola, presentó sus cuentas la semana pasada. La facturación creció en el primer trimestre del año un 2,3%, hasta 18.250 millones de dólares (17.115 millones de euros al tipo de cambio actual) pese al desplome de las ventas en Francia. El beneficio consolidado atribuible aumentó un 5,7%, hasta 2.042 millones de dólares.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_