_
_
_
_
_

La producción de alimentos cayó casi un 3% en 2023 por la sequía y la inflación

El consumo en los hogares retrocedió un 10% en volumen, según los datos de FIAB

Línea de envasado de aceite de Borges.
Línea de envasado de aceite de Borges.
Javier García Ropero

La industria alimentaria contrajo un 2,6% sus niveles de producción en 2023 hasta 162.459 millones de euros, lo que supone la primera caída desde la sufrida en 2020 por la pandemia. Así lo ponen de relieve los datos presentados este martes por la patronal del sector, FIAB, que atribuye el retroceso a varios factores, como “la climatología, la persistencia de la inflación, y el contexto geopolítico inestable”, ha explicado su director general, Mauricio García de Quevedo.

Elementos que también impactaron en el crecimiento de las exportaciones, que sufrieron una fuerte ralentización. Estas mejoraron un 3,4%, después de acumular varios años de alzas a dobles dígitos, tras registrar una caída del 6,6% en los volúmenes vendidos a otros países. Francia, Portugal, Italia, Alemania y EE UU siguen siendo los principales mercados a los que se exportan alimentos españoles. Pese a la ralentización, la industria alimentaria generó un superávit comercial de casi 14.000 millones de euros.

El valor añadido bruto del sector creció un 8% hasta 31.038 millones, aunque marcado por los efectos de la inflación. Sin estos, el crecimiento hubiese sido del 1,4%. Por su parte, el número de empresas descendió en 1.824, la mayoría pymes de entre uno y nueve empleados, dejando el tejido industrial del sector en 28.335 compañías. Un descenso que García de Quevedo atribuye a un “proceso de concentración”, ya que el número de empresas de más de 200 asalariados ha crecido. “Una de nuestras luchas es tener grandes actores manufactureros, y es un proceso que deberíamos acelerar más”. También ha confirmado que “el empleo ha subido más en la industria alimentaria que en la media de la economía. En su conjunto, el sector no ha perdido empleo”.

El consumo per cápita de los hogares, por su parte, registraba una caída del 1,2% en alimentación y bebidas hasta noviembre, mientras que medido en millones de kilos, este sufría un retroceso del 10%. Un menor consumo que para FIAB no es preocupante, en tanto que el mismo se ha podido trasladar a otros canales como el hostelero.

Sequía e inflación

Pese a las lluvias de las últimas semanas, FIAB sigue analizando un 2024 marcado por la sequía. De ahí la petición formulada al ministerio de Agricultura para poder utilizar para fines productivos aguas reutilizadas “bajo todos los estándares de sanidad”. Una petición apoyada desde la cartera que dirige Luis Planas, como ha confirmado su secretario general de recursos agrarios y seguridad alimentaria, Fernando Miranda.

Para 2024, García de Quevedo ve aún “muchas incertidumbres”, aunque concede como factores positivos la relajación de la inflación y la caída de los precios de la energía.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Javier García Ropero
Redactor de la sección de empresas, especializado en distribución, gran consumo y economía del deporte. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Especialista en información económica de la UIMP. Desarrolla su carrera en CincoDías desde 2011 tras haber pasado por El Mundo y Vocento.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_