_
_
_
_
_

España pisa fuerte en el camino hacia economía circular de los plásticos

Plastics Europe analiza datos de producción, transformación y gestión de residuos plásticos en Europa. Por primera vez la recogida selectiva, más eficiente, supera la recogida mixta

Una persona deposita envases de plástico en un contenedor para su reciclaje.
Una persona deposita envases de plástico en un contenedor para su reciclaje.Andrew Fox (Getty Images)
Rafael Durán

España ocupa puestos de cabeza en el camino hacia la circularidad de los plásticos, como destaca el reciente informe The Circular Economy for Plastics, elaborado con carácter bienal por Plastics Europe, la asociación paneuropea de productores de plásticos, con datos de 2022. De acuerdo a este estudio, la proporción de plásticos circulares en la producción total en España alcanzó un 21,7%, por encima de la media europea, que es del 19,7%, lo que le sitúa entre los países líderes en producción de plásticos no fósiles.

Como explica Alicia Martín, directora general de Plastics Europe en la región ibérica, “los plásticos circulares son aquellos que han sido producidos total o parcialmente por materias primas circulares, por plásticos que proceden del reciclado mecánico o químico o por plásticos que son de origen biológico o procedentes de la captura y uso de carbono”. En Europa, el uso de plásticos circulares alcanzó el 13,5%, hasta un total de 7,3 millones de toneladas.

No obstante, en 2022 la producción de materias primas plásticas en España registró un descenso notable, un -12,2%, una tendencia que se mantiene con respecto a los últimos años y que muestra una pérdida de competitividad que afecta a toda Europa, cuya cuota de mercado en la producción mundial ha caído del 22% en 2006 al 14% en 2022, en favor de países como EE UU y China.

En el ámbito de la recogida y tratamiento de residuos, el informe también arroja buenos resultados: el 26,9% de los residuos plásticos europeos se recicla en la actualidad, lo que significa que, por primera vez, se reciclan más residuos plásticos de los que se depositan en vertedero (en Europa esta tasa es del 25%). Además, la recogida selectiva de residuos plásticos superó la recogida mixta.

Considerando que los residuos provenientes de recogida selectiva se reciclan ocho veces más en comparación con los flujos de recogida mixta, la directora general de Plasctics Europe para Iberia reconoce que “hay que incrementar considerablemente la recogida y clasificación de residuos plásticos. Crear más esquemas de responsabilidad hacia el productor para que pueda ir recogiendo cada ver más tipos de residuos de forma selectiva, porque sabemos que esa es la manera de que tenga más posibilidades de ser reciclado. Y también que se impongan medidas que impulsen una separación dentro del proceso de recogida mixta”. Y a la vez, a “aumentar la disponibilidad de biomasa y promover tecnologías innovadoras de reciclado químico y captura de carbono”.

Reciclaje

En cualquier caso, la mejora en la recogida ha favorecido que la cantidad de residuos plásticos reciclados en España haya aumentado hasta alcanzar más de un 1 millón de toneladas. Con una tasa de reciclaje total del 38%, España se sitúa en el segundo puesto en Europa. Esto ha permitido que también se posicione como líder europeo en lo relativo al uso de plásticos reciclados en nuevos productos, con un índice de contenido en reciclado del 22,3%, casi el doble del dato europeo (12,6%).

No obstante, el contenido de plástico reciclado en nuevos productos no es uniforme. Por sectores, cabe destacar el 50% de tasa de reciclaje para los residuos de envases plásticos (4º puesto europeo) –Martín precisa que envases no son solo los de uso doméstico, sino también los de origen industrial y comercial–; el 49% para los residuos plásticos del sector de la agricultura (2º puesto), y el 40% para los residuos plásticos en la construcción (1º en Europa). Mientras que otros, como la automoción y el sector eléctrico y electrónico, se están quedando rezagados.

Los altos niveles de depósito en vertedero, con una tasa muy por encima de la media europea (39% frente a 25%), indican que esta sigue siendo una asignatura pendiente para España. Este dato, junto con el aumento de la incineración con recuperación energética, que ha crecido un 15% en Europa desde el año 2018, evidencia que aún se están desperdiciando valiosos recursos esenciales para la transición del sector.

“Desde Plastics Europe llevamos mucho tiempo apostando por evitar que el envío de residuos a vertedero sea la opción más económica”, remarca Martín. “Es verdad que ya el año pasado ya se implementó desde el punto de vista legal un impuesto a vertedero, al que dimos la bienvenida porque llevábamos mucho tiempo reclamándolo, pero para que se vean los efectos tiene que pasar cierto tiempo, y las cifras que hemos publicado todavía no lo reflejan. Pero en el momento en que tienes trabas del envío a vertedero lógicamente tienes que hacer algo con esos residuos y la opción va a ser aumentar el reciclado”, expone.

“Nos queda camino por hacer”, admite Alicia Martín, “por ello continuaremos intensificando la colaboración entre los diferentes agentes de nuestro ecosistema para, juntos, desarrollar las soluciones que nos lleven a una industria circular y con cero emisiones netas”.

Un marco regulatorio facilitador

La aceptación de la metodología del balance de masas para el reciclado químico, un mayor acceso a la biomasa y a los residuos potencialmente reciclables así como la definición de unos objetivos obligatorios de contenido de plásticos circulares que impulsen nuevos mercados son algunos de los elementos que podrían estimular las inversiones para seguir avanzando en la transición del sector.
Alicia Martín comenta que “reciclaje mecánico y reciclaje químico son tecnologías posibles para reciclar plásticos, las dos deben ser complementarias. El químico es una tecnología que existe desde hace tiempo pero a escala industrial está en niveles muy básicos. Permite utilizar residuos que vienen de corrientes más mezcladas”.
“Hay inversiones previstas, pero para poder llevarlas a cabo es necesario un marco jurídico que les dé estabilidad. Y de ahí viene el concepto de balance de masas. Es necesario que legalmente se reconozca esta tecnología, porque nos va a permitir que podamos mezclar todos los tipos de materias primas, tanto de origen fósil como circulares. Y cuando al final obtengamos el producto, este balance de masas nos permita calcular el porcentaje de contenido de reciclado que tenemos. La dificultad es que una vez que mezclas la materia, son aceites de la misma calidad y exactamente iguales, químicamente son lo mismo. Entonces necesitamos una metodología que nos permita hacer esa asignación de créditos”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Rafael Durán
Lleva más de una década a cargo de los temas de sostenibilidad en la sección de Buen Gobierno, tarea que compagina con la edición de CincoDías. Aterrizó en el periódico en el año 2000 y pasó una temporada en la sección de Opinión. Antes, en El Siglo de Europa y El Nuevo Lunes. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_