_
_
_
_
_

Gap salió de pérdidas en 2023 pese a la caída del 5% en las ventas

El grupo de moda estadounidense mejora sus márgenes y cierra el año con un beneficio de 502 millones de dólares

Una mujer compra en una tienda Gap en el King of Prussia Mall en King of Prussia, Pensilvania, en una imagen de archivo.
Una mujer compra en una tienda Gap en el King of Prussia Mall en King of Prussia, Pensilvania, en una imagen de archivo.Mark Makela (REUTERS)
Miguel Jiménez

Gap va levantando cabeza, pero lo hace muy lentamente. Tras un año 2022 para olvidar en que diversos errores de gestión hicieron entrar a la compañía en números rojos, el grupo de moda cuyas cadenas incluyen la propia Gap, Old Navy, Banana Republic y Athleta, logró un beneficio de 502 millones de dólares en 2022, frente a las pérdidas de 202 millones del año anterior. Lo hizo a pesar de que la caída de las ventas continuó, con un descenso del 5%, hasta los 14.889 millones de dólares.

Las ventas en tienda disminuyeron un 3%, mientras que las ventas en línea cayeron el 7%, bajando a representar el 37% del total. La empresa cerró el año con 3.560 tiendas en más de 40 países, de las cuales 2.562 estaban gestionadas por la empresa, 208 más que un año antes. Aun así, Gap sostiene que las ventas comparables cayeron solo un 2%.

El grupo ha ido frenando el descenso de las ventas. En el último trimestre del ejercicio, la facturación fue de 4.298 millones de dólares, un 1% más que en el periodo equivalente del año anterior, pero con la salvedad de que se están comparando 14 semanas del último ejercicio frente a 13. La semana adicional aportó cuatro puntos extra a las ventas, aunque también es cierto que la venta de Gap China restó otros dos. Las ventas en tienda aumentaron un 4% y las realizadas por internet cayeron el 2% y representaron el 40% del total.

La empresa dice que en términos comparables la facturación se mantuvo plana en el cuarto trimestre, el más fuerte del año. El beneficio de ese último tramo del ejercicio cerrado el pasado 3 de febrero fue de 185 millones de dólares, frente a pérdidas de 272 millones del año anterior.

El primer vistazo a esos resultados trimestrales sentó bien al mercado y las acciones de Gap han llegado a dispararse un 11% fuera del horario habitual de la sesión. Una segunda lectura y la conferencia con analistas han enfriado luego el optimismo. Con todo, Gap se ha revalorizado un 61% en los últimos 12 meses. Tiene una capitalización bursátil de unos 7.200 millones de dólares. El que llegó a ser el grupo líder entre las cadenas de moda cada vez está más lejos de Inditex, tanto en ventas, como en beneficio y en valor en Bolsa.

Lo que sí ha mejorado notablemente de un año a otro es el margen bruto. En 2022 fue de solo el 34,3% y ha pasado al 38,9%. Está a años luz de los mejores de la clase, Inditex, donde supera el 59%, pero esa mejora de cuatro puntos le da a Gap algo de oxígeno. El grupo, además, ha tomado medidas para reducir sus gastos operativos, con costes de reestructuración de 93 millones, así que ha pasado a ser una empresa más pequeña, pero al menos rentable.

“El cuarto trimestre superó las expectativas en varias métricas clave junto con las ganancias de cuota de mercado, lo que refleja la mejora de las tendencias en Old Navy y Gap y el fuerte progreso continuo en los márgenes y el flujo de caja”, dijo el presidente y consejero delegado de Gap, Richard Dickson, a través de un comunicado. “El rigor financiero y operativo que hemos trabajado para desarrollar, y que seguiremos aplicando, nos permite centrarnos en revitalizar nuestras marcas con el objetivo de generar crecimiento rentable y valor para los accionistas. Aunque queda mucho trabajo por hacer, me siento inspirado por el compromiso del equipo y lleno de energía por las oportunidades que tenemos por delante”, añadió.

La empresa ha mejorado claramente su balance a lo largo del año. Terminó el año con una tesorería y equivalentes de 1.900 millones de dólares, un 54% más que el año anterior. Las actividades de explotación generaron 1.500 millones de dólares de caja y el flujo de caja libre fue de unos 1.100 millones.

El grupo ha dado previsiones para el actual ejercicio, en que espera que las ventas sufran una ligera caída del 1%-2% debido a que tendrá una semana menos. Sin ese efecto, se mantendrían planas. También espera una mejora adicional de medio punto porcentual en el margen bruto, un crecimiento en torno al 15% en el resultado operativo y una mayor tasa impositiva, que puede lastrar el beneficio neto. El año anterior, el ejercicio se puso tan mal que la compañía llegó a retirar sus previsiones.

Todas las cadenas cerraron con caída de las ventas. Las de Gap se hundieron un 11%, hasta 3.341 millones de dólares, en parte por los siete puntos menos derivados de la venta de Gap China. Las de Old Navy, la principal cadena del grupo, resistieron mejor y cerraron un descenso de solo el 0,4%, hasta 7.460 millones, tras su catastrófico 2022. Banana Republic facturó 1.939 millones, un 8,4% menos que el año anterior. La apuesta por Athleta, la cadena de ropa más deportiva, también sigue sin funcionar, con una caída de las ventas del 8,1%, hasta 1.360 millones.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_