_
_
_
_
_

RMG aprueba una prórroga hasta agosto para la salida al Nasdaq de la española H2B2

La spac que se fusionará con la empresa de hidrógeno verde evita la liquidación y ahora pelea para evitar que su exclusión de Bolsa

Recreación de la planta de la compañía H2B2 en Fresno, California.
Recreación de la planta de la compañía H2B2 en Fresno, California.H2B2

La firma española de hidrógeno verde H2B2, fundada por Felipe Benjumea, gana tiempo para dar su salto al Nasdaq. La empresa trata de salir a cotizar a través de la fusión con una Spac, RMG Acquisition Corp. III, una sociedad domiciliada en Islas Caimán creada específicamente para una operación corporativa de este tipo. La junta de accionistas de RMG ha aprobado una prórroga que amplía el plazo hasta agosto para completar la fusión, pero al tiempo lucha por evitar ser excluida del mercado.

La junta general extraordinaria de RMG se celebró la semana pasada y los accionistas aprobaron por abrumadora mayoría reformular los estatutos para dar más plazo para una operación con la que evitar la liquidación. El plazo se ha ampliado inicialmente del 9 de febrero al 9 de abril, pero además, la junta ha aprobado permitir a los directivos, sin otra votación de los accionistas, prorrogar la fecha otras cuatro veces más por un plazo adicional de un mes cada vez. Eso lleva la nueva fecha límite hasta el 9 de agosto, como estaba previsto.

RMG ya ha inscrito en las Islas Caimán la nueva versión actualizada de sus estatutos. El problema para la sociedad, como ella misma reconoció, es que esta prórroga va en contra de las normas del Nasdaq. La regulación exige que una Spac complete una o más combinaciones de negocios en un plazo de 36 meses a partir de su oferta inicial. En este caso, el plazo se cumplía el 4 de febrero. Así pues, la ampliación ahora aprobada “no cumple las normas del Nasdaq”, reconocía RMG.

El Nasdaq ya había advertido previamente a RMG III de que podía excluirla del mercado por los bajos niveles de capitalización, pero la compañía ha salvado por ahora ese obstáculo. El pasado 5 de febrero, RMG recibió una notificación de los responsables del mercado en la que se indicaba que el hecho de que no hubiera completado ninguna operación en ese plazo de 36 meses constituye una base para la exclusión de cotización.

Se celebrará una vista ante un panel del Nasdaq el 21 de marzo en el que se analizará la cuestión. RMG ha comunicado a la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (la SEC, por sus siglas en inglés) que se defenderá de la exclusión. Lo hará “presentando su plan para completar la combinación de negocios propuesta previamente anunciada con H2B2 Electrolysis Technologies y demostrar así el cumplimiento de todos los criterios aplicables para la cotización inicial en el mercado de capitales Nasdaq y solicitar una prórroga para hacerlo”.

RMG está trabajando a toda prisa para cerrar la operación con H2B2, pero advierte que no puede garantizarse que el panel del Nasdaq la permita seguir cotizando. Dicho panel está facultado para conceder a RMG una prórroga hasta el 3 de agosto como máximo.

Sin apenas dinero en caja y con más pasivos que activos, en realidad no es RMG la que compra H2B2, sino que, en la práctica, es la firma española de hidrógeno verde controlada por la familia Benjumea la que viene a hacerse con una ficha para cotizar a través de una fusión con canje de acciones.

H2B2 ha estado tratando de atraer inversores para su salida al Nasdaq, aunque al tiempo ha tenido que ir recortando sus previsiones sobre las publicadas previamente y que la empresa reconocía que eran “inherentemente especulativas”. La valoración de H2B2 inicialmente fijada en 750 millones de dólares se ha rebajado a 400 millones de dólares, un recorte del 47%, tras conversaciones con inversores potenciales en las que participó el banco de inversión Natixis, aunque la nueva valoración sigue sin estar avalada por el dictamen de ningún experto independiente.

Los títulos de los promotores de RMG III se quedarían sin valor si no logran cerrar una operación a tiempo, así que han encontrado una tabla de salvación en la compra de H2B2. Eso, a su vez, les deja en una situación de “conflicto de intereses”, según explicaba el folleto, donde se subrayaba que “podría existir un elevado riesgo de valoración incorrecta del negocio de H2B2, lo que podría causar un daño potencial a los inversores”. La mayoría de los accionistas de RMG han dejado la empresa. La sociedad cerró 2022 con 487 millones de dólares en caja y a 30 de septiembre pasado le quedaban solo 7 millones de dólares, un 99% menos. Quedan básicamente los promotores de la sociedad, que controlan el 95% del capital. Tras esta nueva prórroga, han pedido que les devuelvan su dinero otros ocho accionistas, titulares del 1,95% de las acciones ordinarias de clase A.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Archivado En

_
_