_
_
_
_
_

La española Denodo planea salir a Bolsa en EE UU en un máximo de tres años

La tecnológica de origen gallego, valorada en más de 1.000 millones, colocará entre un 20% y un 30% de su capital. La decisión llega tras captar 316 millones del ‘private equity’ estadounidense TPG

Ángel Viña, fundador y CEO de Denodo.
Ángel Viña, fundador y CEO de Denodo.Christophe Testi chris@creatives

Denodo, La tecnológica española especializada en gestión de datos, ha diseñado un plan para salir a Bolsa en un plazo máximo de tres años. Lo hace tras recibir una inyección de capital del gigante estadounidense del private equity TPG, que el pasado septiembre invirtió en la compañía 336 millones de dólares (unos 316 millones de euros) y por la que la empresa ya es considerada como un unicornio (firma valorada en más de 1.000 millones de dólares). “El plan nos tiene muy ilusionados y creemos que puede ser espectacular. Se hará en EE UU, pero podría llevarse más allá. A mí me gustaría que se hiciese también en el mercado bursátil en España, pero serán los expertos quienes fijen los detalles”, dice a CincoDías Ángel Viña, fundador y CEO de Denodo.

El directivo reconoce que la ronda de financiación serie B que acaban de cerrar tenía como objetivo atraer un inversor con un perfil claro para salir a Bolsa, “y TPG tiene una trayectoria muy positiva llevando a cotizar a empresas tecnológicas”. Según Viña, el proceso ya se ha iniciado y la empresa está en condiciones de dar ese salto. “Tenemos el socio adecuado y los asesores en temas legales para llevar el proceso a buen puerto. Solo hay que esperar a que el mercado mejore, pues estamos en un momento bastante pasivo en cuanto a salidas a Bolsa, pero confiamos que esto cambie. La idea es colocar entre el 20% y el 30% del capital, pero podría ser más. Depende de cómo se configure el proceso y del estado del mercado”, continúa.

Viña, durante 13 años profesor en telecos en la Universidad Politécnica de Madrid y dos años más en la Universidad Autónoma de la capital, admite que su compañía es poco conocida, pese a llevar en marcha desde 1999, cuando arrancó en A Coruña, donde tienen su centro tecnológico, con una oficina comercial en Madrid. “Tenemos poca proyección pública en los medios porque hacemos algo que no se ve. Estamos en las tripas de las arquitecturas de datos de las empresas. Pero llevamos mucho tiempo siendo una pieza fundamental en la gran empresa, debido a la gran proliferación de fuentes de información para las funciones de negocio de las compañías y a la diversidad cada vez mayor de usuarios que hacen uso de los datos. No debemos perder de vista que la cultura centrada en el dato en las organizaciones es algo que está en el corazón de las iniciativas de transformación digital de la mayoría de empresas, y ahí jugamos un papel clave”.

Denodo trasladó su sede a EE UU en 2006 y hoy tiene una planilla de 1.000 personas distribuidas en 30 oficinas en 25 países. La empresa contó para su despegue internacional con un inversor de referencia, Rosp Corunna, la patrimonial de Sandra Ortega, que permaneció como accionista desde 2004 a 2017. Aunque su centro de A Coruña sigue siendo “el corazón del desarrollo tecnológico de la compañía”, también tiene otros dos hubs tecnológicos, uno en Chennai (India) y otro en California (EE UU).

La compañía no revela su facturación, pero Viña asegura que crecen un 50% de media año a año desde 2015. “Nuestro crecimiento es sostenido, con ebitda positivo”. También añade que los inversores valoran mucho que el crecimiento más el ebitda sea superior al 40%, “y en ese espacio nos hemos movido los últimos 7 u 8 años. Se trata de un valor sensacional en el mundo de las tecnológicas, donde es muy difícil combinar margen con crecimiento”. “Además, hemos sido capaces de llegar casi a la cuadratura del círculo, porque lo hemos logrado sin generar deuda y con crecimiento orgánico”.

Abierto a compras

Pese a su historia, Denodo está abierta a compras, pero siempre que estas les permita mantener su identidad y no les desvíen del foco. “Las empresas se han dado cuenta de que los problemas de datos no los resuelve un datalake [un repositorio centralizado donde se almacenan, procesan y protegen grandes cantidades de datos], ni el cloud por tener los datos en la nube. La clave es unificarlos aunque se tengan múltiples sistemas, y ahí somos número uno, y queremos seguir haciendo solo eso”, subraya Viña.

La plataforma de Denodo incluye funcionalidades avanzadas para unificar los datos que residen en cualquier sistema tecnológico corporativo. En concreto, permite crear en tiempo real una capa de datos por encima de los sistemas de almacenamiento, de computación, de las bases de datos, de los datawarehouse y de los datalake, para visualizar de manera unificada los datos y poderlos usar para un reporting, para alimentar una aplicación de negocio o para uso de un humano.

La primera licencia se la vendieron al BBVA. Pero hoy tienen más de 1.000 grandes clientes, entre ellos JP Morgan, HSBC, Johnson & Johnson, Glaxo, Toyota, Honda, Shell, American Airlines, y las españolas Banco Santander, Mapfre, Vueling y Air Europa. “Ahora nos dirigimos a las empresas que facturan más de 500 millones, que son unas 20.000 en todo el mundo, así que tenemos aún un largo recorrido”, dice Viña.

El directivo añade que, a partir de 2024 atacarán a las medianas empresas (de 100 a 500 millones de facturación), cuando lancen su producto puro SaaS (software como servicio), dirigido a un segmento más modesto de inversión y sin necesidad de gestionar infraestructura (lo hará Denodo o alguno de sus 250 partners en todo el mundo). “Se nos abre una oportunidad de oro, porque el target en este caso lo forman 500 millones de compañías en todo el mundo”.

La apuesta de la compañía para comercializar su tecnología es múltiple. “Tenemos todos los modelos posibles: licenciamiento, licenciamiento en cloud, venta a través de los principales marketplace en la nube, como AWS o Google, y modelo SaaS”. Recientemente han cerrado un acuerdo con Alibaba, que esperan les ayude a impulsar su negocio en el sudeste asiático, Oriente Medio, China y algunas zonas de África.

Denodo, que cuenta entre sus accionistas también con la firma de capital riesgo HGGC, está subiéndose a la ola de la inteligencia artificial. La versión 8 de su plataforma ya saca partido de ella en el catálogo de datos, ofreciendo una experiencia similar a la de las plataformas de streaming como Netflix con sus recomendaciones. “Así, si eres un consumidor de datos en marketing, por ejemplo, te visualiza cuáles son las querys (consultas) recomendadas o cuáles son las que más se utilizan”, dice Viña.

Pero será la versión 9, actualmente en beta, la que exprimirá la potencia de ChatGPT, la inteligencia artificial generativa de OpenAI. “El usuario podrá tener una experiencia de lenguaje natural interactuando con el ecosistema de datos. Podrá preguntar al sistema qué clientes facturan más de un millón de dólares en las regiones del sur de EMEA y que lo pueda tener en lenguaje natural. Algo revolucionario”, dice Viña.

Para el directivo, las empresas que no presten suficiente atención a la IA están perdidas, porque viene un cambio radical en la automatización de procesos con tecnologías de la información. Según explica, la IA está muy ligada al dato, ya que el mecanismo que lleva a mejorar la automatización y conseguir la eficiencia está muy basado en la recopilación de datos, en la historia pasada. “Y Denodo tiene esa capacidad, pues al concentrar el tráfico de querys (consultas) a través de una capa intermedia tenemos la información de todas las consultas que se han ejecutado históricamente y eso permite retroalimentar el software para lograr mejores eficiencias basadas en el machine learning [aprendizaje automático] y la IA”. Viña se muestra ilusionado porque, según dice, “por fin llega algo que da valor a esas capas de unificación de metadatos, más allá de la pura unificación”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Marimar Jiménez
Redactora senior en la sección de Empresas de CINCODIAS. Sigue la actualidad del sector de tecnologías de la información y del ecosistema emprendedor español. Antes de incorporse al diario en 2000 trabajó en Actualidad Económica y los suplementos Futuro y Negocio en EL PAIS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_