_
_
_
_

Eric Schmidt, ex CEO de Google, rechaza pausar el desarrollo de la IA: “Solo le daría ventaja a China”

La posibilidad de detener temporalmente la investigación la puso sobre la mesa la semana pasada el Future of Life Institute al lanzar una misiva suscrita por Elon Musk

Fernando Belinchón
El exconsejero delegado de Google, Eric Schmidt, en una imagen de archivo.
El exconsejero delegado de Google, Eric Schmidt, en una imagen de archivo.Agencia Getty (Getty Images for SmartContract)

Los recientes desarrollos de la inteligencia artificial siguen siendo objeto de debate entre los expertos del sector. Si la semana pasada un grupo de mil investigadores encabezados Elon Musk pedían pausar durante seis meses las investigaciones en este campo debido a los potenciales riesgos que consideraban que supone esta tecnología, este viernes, el ex consejero delegado de Google, Eric Schmidt, ha mostrado su oposición a esta idea.

En una entrevista con el medio Australian Financial Review de la que Bloomberg se ha hecho eco, Schmidt ha sostenido que imponer una pausa temporal en el desarrollo de la IA solo serviría para “dar ventaja a China en esta competición”. En la opinión de Schimdt, las preocupaciones alrededor de esta tecnología son “legítimas”, pero en lugar de solucionarse mediante una pausa, deberían abordarse con las compañías tecnológicas involucradas fijando una serie de estándares de seguridad de forma coordinada.

“De lo que estoy a favor es de que todos se sienten juntos lo antes posible para discutir sobre cuáles son los guardarraíles adecuados para la IA. (...) China es muy inteligente, saben perfectamente lo que hacen. Necesitamos actuar de forma coordinada”, ha apuntado Schmidt.

Las palabras de Schmidt llegan una semana después de que el Future of Life Institute, una organización sin ánimo de lucro financiada en gran parte por Elon Musk y creada para vigilar la forma en la que se desarrolla la tecnología, lanzara una carta abierta que fue firmada por el propio fundador de Tesla y más de 1.000 expertos. En ella, la organización pedía pausar la investigación en inteligencia artificial durante seis meses con el fin de frenar lo que denominaron “una peligrosa carrera que está llevando al desarrollo de modelos más impredecibles y con capacidades cada vez mayores”. Este viernes, la carta ya ha acumulado más de 16.600 firmas.

¿Por qué se muestra tan preocupado Schmidt con China?

Las palabras del ex consejero delegado de Google apuntan al temor de quedar atrás en la carrera tecnológica que Occidente mantiene con el gigante asiático. Su principal argumento es que pausar la investigación no es una tarea fácil, puesto que también hay intereses geopolíticos sobre el tablero. El pasado 16 de marzo, la gaceta de Harvard publicaba un artículo. Con el título de Por qué China tiene ventaja en IA, lo que los antiguos emperadores nos dicen sobre Xi Jinping, se reflexionaba sobre China y la inteligencia artificial.

“Las dictaduras y los regímenes autoritarios tienden a ir a la zaga de las naciones más democráticas e integradoras en el fomento de tecnologías punteras e innovadoras, como la robótica y las energías limpias. La inteligencia artificial puede ser una excepción, al menos en China, debido a una coincidencia de intereses. El catedrático de Economía de Harvard, David Yang, se refirió al enorme éxito del sector chino de la inteligencia artificial en un reciente simposio de decanos acerca de la ascendente potencia mundial. Como prueba, citó una reciente clasificación del gobierno estadounidense de las empresas que producen la tecnología de reconocimiento facial más precisa. Las cinco primeras eran chinas”, arranca explicando el artículo.

El catedrático que aparece citado en la gaceta universitaria reflexiona sobre el porqué de esta dominancia. “A los gobiernos autocráticos les gustaría poder predecir el paradero, los pensamientos y los comportamientos de los ciudadanos y la IA es fundamentalmente una tecnología de predicción”, afirma Yang.

Esta coincidencia entre los intereses y la posible herramienta para materializarlos se junta con otro factor: la facilidad para obtener datos. Los regímenes autoritarios no tienen que rendir cuentas sobre la información que acumulan de sus ciudadanos. Esto, para una tecnología alimentada a base de datos, como es el caso de la IA, significa un mayor potencial de desarrollo.

Según el artículo de Harvard, las investigaciones de Yang muestran como China ha estado exportando su tecnología de inteligencia artificial a otras naciones. Entre las líneas del escrito, se puede ver como Yang opina que junto con esa tecnología que exporta, China tiene el potencial también de exportar su régimen político. “¿Cuándo son otros países más propensos a comprar esta tecnología desde China? Yang terminó su simposio mapeando los repuntes en las compras que seguían a los periodos de turbulencia política y protestas ciudadanas. Al nivel que se está exportando, podría generar una proliferación de regímenes autocráticos en el resto del mundo”, advierte el experto recogido en el aludido artículo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.

Archivado En

_
_